Teherán busca mudarse por temor a un sismo

Teherán

¿Dejará de ser Teherán la capital de Irán?

Las autoridades iraníes quieren mudar la ciudad capital. Dicen que la actual, Teherán, vive bajo la amenaza de ser destruida por un terremoto. Pero ¿qué tan fácil es mudar la capital de un país y cuál podría ser la nueva capital iraní?

Teherán es una metrópoli de crecimiento descontrolado ubicada a los pies de la cadena montañosa Alborz. Alberga a doce millones de personas y es la ciudad más grande de Medio Oriente.

No sólo es el centro económico y político de Irán sino que también goza de un aire cosmopolita con sus museos, galerías de arte, parques y universidades. Es la capital de Irán desde 1795.

Pero ahora el Consejo de Conveniencia (órgano que dirime disputas sobre legislación) aprobó planes del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, para terminar con el liderazgo de Teherán.

Como explica Penny Spiller de la BBC, los planes no son nuevos sino que forman parte de una estrategia a largo plazo para trasladar la capital en 2025. Para ello se necesita el visto bueno de muchos más cuerpos de gobierno antes de que empiece la mudanza.

Miedo al temblor

El gobierno dice que la decisión se debe a que los sismólogos iraníes alertan desde hace tiempo que Teherán está construida sobre al menos 100 fallas y que no sobreviviría intacta a un terremoto.

Los iraníes recuerdan claramente el terremoto que en 2003 arrasó con la ciudad sureña de Bam y mató a 40.000 personas.

TRASLADOS DE CAPITALES

  • Brasil: Brasilia (1961)
  • Tanzania: Dodoma (1973)
  • Costa de Marfil: Yamusukro (1983)
  • Nigeria: Abuya (1991)
  • Kazajistán: Astana (1997)
  • Burma: Naypyidaw (2005)

Pero el momento en que se analiza la decisión –meses después de algunas de las revueltas más grandes contra el gobierno en las calles de Teherán- es interesante, dijo a la BBC Dominic Dudley, subdirector de la Revista Económica de Medio Oriente, con sede en Londres.

Teherán es un enclave liberal, explica Dudley, y muchos de sus habitantes de visión liberal fueron quienes tomaron las calles para protestar por el presunto fraude cuando el conservador Mahmoud Ahmadinejad fue declarado ganador en las elecciones de junio pasado.

“Resulta tentador ver cualquier cosa que ocurra en Irán en estos días bajo la lente de esas disputas”, dijo Dudley a la BBC. “Es seguro que al gobierno no le importaría cambiar el gran centro de las protestas y de la oposición por otro sitio”.

¿A dónde?

El sismólogo iraní Bahram Akasheh dijo al diario británico The Guardian que la nueva capital debería construirse entre la ciudad sagrada de Qom y Delijan , en la provincia de Markazi.

En esa área, explica Akasheh, no ha habido terremotos en 2.000 años.

Sin embargo, Qom es también el hogar espiritual de la elite conservadora islámica de Irán. Trasladar la capital allí aumentaría la autoridad de los conservadores, explica Dudley.

Sea donde fuere el nuevo destino, y por las razones que sean, el gobierno deberá tomar en cuenta otros factores importantes si desde crear una capital desde cero, dijo a la BBC Andrew Jones, de la firma de arquitectura, planificación e ingeniería AECOM.

Según Jones, está muy bien que el gobierno traslade sus edificios y personal, pero la nueva ciudad se hundirá si no tiene una vida cultural y si de su economía sólo participa el gobierno.

“Por lo general, nuestras ciudades capitales son centros económicos además de sedes del gobierno. Y eso lleva tiempo.”

“Construir una ciudad requiere unos 10 o 20 años. Transformarla en algo llamativo y sostenible lleva siglos”.

El caso brasileño

La capital brasileña, Brasilia, es un ejemplo que puede interesar a las autoridades iraníes.

La ciudad fue construida porque la sede de gobierno de entonces, la costeña Río de Janeiro, quedaba lejos de muchos lugares del país. La nueva capital, en cambio, estaba ubicada en el centro de Brasil.

Brasilia

Brasilia fue inaugurada en 1961.

Claudio de Magalhaes, catedrático de planeamiento y regeneración urbana de la Universidad de Londres, recuerda que esa locación le vino bien al gobierno militar que llegó tres años después.

“Una de las cosas que suceden con las nuevas capitales es que tienden a aislar a los gobiernos de las presiones e influencias propias de las grandes ciudades,” explicó a la BBC.

“De esa manera, no tienen que soportar protestas masivas en la puerta de su casa y pueden cerrar fácilmente aeropuertos y accesos a la ciudad cuando les venga bien, como ocurrió en los primeros días del gobierno militar.”

En un principio, Brasilia estaba habitada mayormente por personas cuyos trabajos dependían del gobierno. Pero con los años la ciudad creció muchísimo y desconcertó a sus planificadores.

“Lo que nadie había previsto fue el crecimiento de los suburbios. Allí vivían obreros de la construcción, empleados de limpieza de edificios del gobierno y mecánicos de los autos estatales.”

En los comienzos las tierras del centro de Brasilia –declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO- fue dada a miembros del gobierno para que construyeran casas para sus empleados.

Pero a medida que las tierras se acababan, éstos las vendieron a altos precios dado que cada vez más gente quería vivir allí.

“Eso distorsionó el mercado,” dice Magalhaes. “Entonces se dio una extraña situación en la que era más barato comprar una gran casa con piscina en las afueras de Brasilia que un pequeño apartamento en el centro.”

"Se rehará a sí misma"

El costo total de trasladar la capital brasileña de Río a Brasilia es tan grande que nunca fue calculado, estima Magalhaes.

A Río –cuya economía ya sufría por la mudanza de empresas a San Pablo- perder el estatus de capital le supuso un fuerte golpe.

“Bajó mucho el nivel de la política local, que quedó dominada por la relación con los jefes de la droga”.

Andrew Jones de AECOM cree que Teherán también pasará por un período de adaptación si corre la misma suerte que Río.

“Aunque el carácter subyacente de la ciudad permanecerá, perderá el valor agregado que le da ser la sede de gobierno. Desaparecerán muchas instituciones culturales y otros componentes que hacen que una ciudad sea poderosa.”

“Pero creo que Teherán sobrevivirá. Ha sido una gran ciudad durante miles de años, así que creo que se recuperará y se rehará a sí misma”.

Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69