Irán y Siria le dicen no a Estados Unidos


Los presidentes irani, Mahmoud Ahmadinejad, y sirio, Bashar 
al-Assad
Siria defendió el derecho de Irán a enriquecer uranio.
Pese a los esfuerzos de Estados Unidos por alejar a Siria de la órbita de Irán, ambos países presentaron un frente unido este jueves, en un resonante "no" a Washington.
El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, enfatizó sus "profundos" lazos con Siria durante una reunión con el presidente Bashar al-Assad en Damasco.
Assad señaló que los dos países están trabajando juntos para confrontar lo que llamó el "terrorismo israelí".
El encuentro tuvo lugar a sólo unos días de que Estados Unidos nombrara un nuevo embajador en Siria, decisión que fue vista como indicador del mejoramiento de la relación diplomática entre Washington y Damasco.
Los dos líderes desestimaron los llamados estadounidenses a Siria para que se distancie de Irán, afirmando que, por el contrario, continuarían fortaleciendo sus relaciones.
"Estoy sorprendido por el llamado (de EE.UU.) para que se ponga distancia entre los países, cuando ellos plantean el tema de la estabilidad y la paz en el Medio Oriente, y todos los otros bellos principios", declaró el jueves el presidente sirio.
También defendió el derecho de Irán a enriquecer uranio, asunto que enfrenta al régimen iraní con Estados Unidos y Europa.

"Lazos de hermandad"

Durante su viaje, Ahmadinejad hizo un llamado para que EE.UU. e Israel sean alejados del mundo árabe.
El presidente iraní dijo que Teherán y Damasco tenían "lazos de hermandad, duraderos y profundos, y nadie podría dañar los lazos ni siquiera levemente".
Céntrica plaza de Damasco, Siria.
Aislar a Siria fue un objetivo fallido de EE.UU.
En la agenda de su viaje, Ahmadinejad también se reúne con dirigentes de alto rango de los grupos radicales Hamas y Hezbolá residentes en Damasco.
El nombramiento de un nuevo embajador representó para EE.UU. una "ligera apertura" en sus relaciones con Siria, según dijo el miércoles la secretaria de Estado, Hillary Clinton.
Pero EE.UU. aún guarda reservas sobre el respaldo sirio a grupos islamistas radicales, apuntó Clinton.
La semana pasada, el enviado de EE.UU. William Burns dijo que las conversaciones con el presidente Assad habían sido "francas".
Para el especialista en Diplomacia de la BBC, Jonathan Marcus, el objetivo estadounidense de sacar a Siria de su vínculo con Irán ha demostrado ser ilusorio.
"Washington ha tenido que recalibrar sus expectativas. Rastaurar por completo las relaciones diplomáticas es una especie de apuesta. ¿Qué dará Siria a cambio?".
EE.UU. no tenía representación diplomática en Siria desde 2005.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69