¿BUSCAS A DIOS POR INTERÉS O POR LO QUE ES?


Intimidad con Dios[3].jpg
“Y entrando en una de aquellas barcas,  la cual era de Simón,  le rogó que la apartase de tierra un poco;  y sentándose,  enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar,  dijo a Simón:  Boga mar adentro,  y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón,  le dijo:  Maestro,  toda la noche hemos estado trabajando,  y nada hemos pescado;  mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho,  encerraron gran cantidad de peces,  y su red se rompía.
Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca,  para que viniesen a ayudarles;  y vinieron,  y llenaron ambas barcas,  de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro,  cayó de rodillas ante Jesús,  diciendo:  Apártate de mí,  Señor,  porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho,  el temor se había apoderado de él,  y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan,  hijos de Zebedeo,  que eran compañeros de Simón.  Pero Jesús dijo a Simón:  No temas;  desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas,  dejándolo todo,  le siguieron.” Lucas 5:3-11
Me sorprende en este pasaje, ver como Pedro, recibió lo que quizás había esperado por años, lo que podría cambiar su vida en la tierra para siempre: una “pesca milagrosa”; podría haberse convertido en uno de los hombres más prósperos de la región, pero por misericordia de Dios comprendió, que no era una bendición terrena lo que necesitaba, era una vida rendida ante el Salvador Eterno, “…y dejándolo todo, le siguieron”.
¿Qué es aquello que no dejas que te impide ir tras el único Salvador? que una bendición terrena no te lleve al infierno.
Video visto en el canal de youtube de ministerio alma de Dios
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69