Nunca dejaremos que Jerusalén vuelva a ser dividida

El primer ministro israelí, Biniamín Netanyahu (foto), afirmó que "Jerusalén nunca volverá a ser dividida", al conmemorarse el día miércoles el 43º aniversario de la conquista en 1967 de la ciudad.

"El Día de Jerusalén es el día en que la ciudad de Jerusalén empezó a respirar, a extender sus alas para el bienestar de todos sus habitantes, judíos y árabes", dijo también Netanyahu en una ceremonia celebrada en una colina cercana a la ciudad y a la que asistió la dirigencia mayor del Estado Judío.

"Israel garantiza la libertad de creencia de todas las religiones y el libre acceso de todos a los lugares sagrados. Nunca dejaremos que Jerusalén vuelva a ser dividida. Vamos a continuar construyendo a Jerusalén. A construirla y desarrollarla", precisó.

En su intervención en una sesión especial en la Knéset dedicada a la festividad, Netanyahu había adelantado que su gobierno dará prioridad al desarrollo de Jerusalén sobre otras áreas del país.

Netanyahu recurrió a los libros sagrados para remarcar "la conexión única" de Jerusalén con el pueblo judío al ser cuestionada su alocución por miembros de la minoría de diputados que representan a la comunidad árabe con ciudadanía israelí.

Afirmó que "Jerusalén o su nombre en hebreo, Sión, aparece en 185 ocasiones en el Antiguo Testamento y ni una sola vez en el Corán".

"No pretendo, porque no es mi intención, socavar la conexión que otros puedan tener con Jerusalén pero me encuentro obligado a rechazar el intento de socavar la conexión única que nosotros, el pueblo de Israel, tenemos con nuestra capital", aclamó.

Fuente: EFE

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69