Aumenta el número de casos de antisemitismo en Venezuela

 
Declaraciones exacerbadas y llenas de odio por parte del presidente Hugo Chávez y otros líderes del Gobierno de Venezuela una vez más contribuyen a un clima de creciente antisemitismo en dicho país, donde la crítica extrema de Israel “continuará siendo utilizada como una herramienta política”.
Según la Liga Anti-Difamación (ADL), las recientes declaraciones de Chávez y otros líderes enmarcan a su Gobierno en un patrón de retórica extrema anti Israel de Venezuela. A raíz del asunto de la flotilla de Gaza, el presidente Chávez maldijo a Israel como “un Estado terrorista” y un enemigo de la revolución venezolana. Asimismo, afirmó que la agencia de espionaje de Israel, el Mosad, estaba tratando de asesinarlo.
“La crítica extrema y la deslegitimación de Israel siguen siendo utilizados por el Gobierno de Venezuela como una herramienta política”, dijo Abraham H. Foxman, director nacional de ADL. “El ambiente de críticas extremas en contra de Israel y un foco perturbador en las actitudes de la comunidad judía de Venezuela crea un entorno para que el antisemitismo crezca y florezca. Hasta ahora esto no se ha traducido en ataques contra judíos en forma individual o a las instituciones judías. Sin embargo, no podemos olvidar que la comunidad judía en Venezuela ha sido testigo de reiterados incidentes de violencia antisemita en los últimos años”. En un reciente informe, documentos de la Liga revelan recientes expresiones antisemitas en Venezuela a raíz del incidente de la Flotilla de Gaza, incluyendo las del Gobierno y líderes políticos, las teorías conspirativas, acusaciones en los medios de comunicación dependientes del régimen, y declaraciones contra Israel en sitios web.
El 12 de junio, en una entrevista de la cadena de televisión estatal nacional, al ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, se le preguntó sobre la supuesta presencia de Hizballah en Venezuela y la amenaza de un ataque contra la comunidad judía. Sugirió que un ataque terrorista llevado a cabo en territorio venezolano, tendría como probable origen el aparato de Inteligencia “asesino del Estado de Israel”, el Mosad.
El vilipendio del sionismo está particularmente presente en los medios de comunicación administrados por el Gobierno y los llamados medios de comunicación “alternativa” a cargo de simpatizantes de Chávez que están estrechamente entremezclados con el establishment oficial. Medios de comunicación y líderes políticos parecen tomar sus señales del dictador, que en los últimos años expresa con frecuencia sus sentimientos acerca de Israel en forma demasiado clara.
“Mientras que Chávez trata de inocularse a sí mismo contra las acusaciones de antisemitismo mediante la emisión de garantías de que no está en contra de judíos, él y su Gobierno disponen de la comunidad judía para explicar sus posiciones sobre Israel”, dijo Foxman. “Chávez ha pedido a los judíos de Venezuela que hablen en contra de Israel, y esto ha puesto a la comunidad en una posición difícil cuando está la lealtad a su país en tela de juicio”.
En el informe de la Liga se incluyen ejemplos de dibujos animados e imágenes de las manifestaciones anti Israel, así como extractos de declaraciones antisemitas y francanente anti israelíes desde el sitio web aporrea.org,. cuyo fundador y webmaster hasta febrero de 2009 fue Martín Sánchez, el cónsul de Venezuela en San Francisco. aporrea es un foro que refleja sentimientos antisemitas y está lleno de estereotipos de judíos que recuerdan a los “Protocolos de los Sabios de Sión”.
Para muestra bastan unos párrafos
Entre las variadas “perlas“ periodísticas que ofrece el citado aporrea.org., encontramos una de Basem Tajeldine, cuyo nombre no deja dudas en cuanto a su origen. Bajo el título sugestivo de “Venezuela vs. Israel”, afirma Tajeldine: “Desde la creación de la entidad genocida Israel, Venezuela había adoptado y mantenido una posición digna frente a la tragedia del pueblo originario palestino. En 1947 Cuba fue el único país de la región que se opuso a la Resolución 181 que daba pie a la creación de Israel con la partición de Palestina. Aunque Venezuela, en ese momento, votó a favor de esa Resolución, se abstuvo de profundizar en las relaciones diplomáticas y comerciales con el naciente demonio. Fue hasta años después, con los Gobiernos de la 4ta. República, que el intercambio económico y militar entre Venezuela e Israel creció. Militares venezolanos y agentes de Inteligencia de nuestro país fueron a Israel para aprender y entrenarse con sus métodos de tortura utilizando a secuestrados palestinos como `conejillos de indias'. No fue sino hasta la llegada del Gobierno revolucionario del comandante Hugo Chávez Frías, que esas relaciones volvieron al nivel del que nunca debieron haber salido: abajo. Es natural que un país en revolución tome una posición digna motivada por la razón, la justicia y el humanismo. Tampoco es casual que Israel esté detrás del Golpe de Estado en Venezuela en el año 2002, y que el Mosad esté planeando todavía un magnicidio. Pues, el sionismo es la ideología más acabada, vil, racista y criminal de la burguesía; del poder transnacional. Es el mismo nazismo transmutado, que hoy toma por asalto a la religión judía, y ve en el ejemplo de Venezuela una de sus mayores amenazas”.
Advertía Vladimir Ilich Lenin: “El Socialismo y el Sionismo son como el fuego y el agua”. El Socialismo y el Sionismo son antagonismos irreconciliables. Es la vida contra la muerte.
La solidaridad de Venezuela con la causa árabe-palestina no es sorpresa casual o coyuntural. Como tampoco es una sorpresa el silencio de la canalla burguesía “venezolana” ante los crímenes perpetrados por sus amos sionistas. Es natural que así sea: “Sí comandante. ¡Mil veces maldito sea el Sionismo, la entidad genocida Israel y sus cómplices en el mundo!”
Esta verborragia barata es apenas un pequeño “bocado” de los suculentos manjares antisemitas que reparte el régimen de Chávez a quienes le siguen y creen en él.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69