¿Que esperas para Crecer?


¿Por qué tanto tiempo y estos “hermanos” no crecen?
“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.” Hebreos 5:12

Muchos tienen años en las iglesias y siguen con las mismas luchas, siempre quejándose, siempre murmurando, siempre impaciente, siempre inconstante, siempre inestable, siempre poniendo excusas a su comportamiento.

El niño siempre hacer las cosas como él dice, no acepta concejo, no acepta reprensión.
A los bebes no se les puede dar comida solida por que se atragantan.
“Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” Hebreos 5:13-14

La leche es lo suave, es la papilla, es el puré, el cereal molido; la leche es lo suave del evangelio, (Dios te ama; Tiene cosas maravillosas para tu vida, etc).

El que nunca cambia es porque no ha madurado; el inexperto siempre dice que va hacer algo y no lo hace; siempre promete y no cumple; muchas veces enseña pero no lo pone por obra. El Maduro ejecuta la palabra.

El niño es el próximo a caer en manos de alguna secta o una religión, porque no conocen, y hombres malintencionados se les acercan y les engañan seduciéndolos por medio de sus propias pasiones (concupiscencias).
“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,” Efesios 4:14
Los bebes siempre están “aprendiendo” pero nunca llegan al pleno conocimiento de la verdad; los bebes se ofenden rápidamente, todo lo toman a pecho, todo lo toman personal.
Un niño no recibe consejo, siempre esta criticando a quien lo corrige. El niño es rebelde y no se sujeta a nadie.

Los bebes son llevados de un lado para el otro, un día quieren otro día no; un día aman al día siguiente odian; un día encuentran a la mujer de su vida, al día siguiente la dejan; un día quieren trabajar, al otro día no. A raíz de su inconstancia nunca reciben lo que le piden a Dios, porque no tienen paciencia y siempre están dudando; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.” Santiago 1:6b

Los niños siempre tienen celos y envidias, no se les puede hablar como espirituales; “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” 1era Corintios 3:1-3

Los carnales (niños), siempre andan como naturales (no convertidos), caminan parecido, hablan parecido, pero dicen: “Gracias a Dios, soy cristiano”.

Hermano, es Hora de madurar; Ya basta!! Pídele sabiduría a Dios y obedece su palabra, deja ya el biberón, deja la mamila, y ponte a orar y créele al señor, deja las envidias y griterías, Madura..



Descargar Mensaje en audio
Seguna Parte
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69