¿CUANDO DEJE DE OÍRTE DIOS?

Deuteronomio 26:17
Has declarado solemnemente hoy que Jehová es tu Dios, y que andarás en sus caminos, y guardarás sus estatutos, sus mandamientos y sus decretos, y que escucharás su voz.
Jeremías 11:7 Porque solemnemente protesté a vuestros padres el día que les hice subir de la tierra de Egipto, amonestándoles desde temprano y sin cesar hasta el día de hoy, diciendo: Oíd mi voz.

Jeremías 11:8
Pero no oyeron, ni inclinaron su oído, antes se fueron cada uno tras la imaginación de su malvado corazón; por tanto, traeré sobre ellos todas las palabras de este pacto, el cual mandé que cumpliesen, y no lo cumplieron.

Jeremías 11:10
Se han vuelto a las maldades de sus primeros padres, los cuales no quisieron escuchar mis palabras, y se fueron tras dioses ajenos para servirles; la casa de Israel y la casa de Judá invalidaron mi pacto, el cual había yo concertado con sus padres.

Zacarías 7:11
Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír
Jeremías 22:21
Te he hablado en tus prosperidades, mas dijiste: No oiré. Este fue tu camino desde tu juventud, que nunca oíste mi voz.

Juan 8:43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra.


Aun dentro del ministerio que fácil es desviar la mirada de Dios, que fácil es dejar de escuchar a Dios para comenzar a oírnos a nosotros mismos, personalmente me a pasado, podemos estar haciendo MUCHAS cosas dentro del ministerio pero puede ser que no estemos escuchando a Dios.

¿Cuándo te deje de oír Dios?
Fue mi pregunta, y su respuesta fue sencilla y simple ….. Cuando pusiste tus ojos en las cosas que no son eternas, cuando creíste que tu talento era suficiente, cuando tu conocimiento desplazo mi rema (revelación), me sirves SI pero NO ME OYES!!!Para que quieres que te hable, sino me escuchas!!!

Queremos oír a Dios y buscamos quien nos profetice, buscamos a alguien que ore por nosotros, ¿Por qué mejor no vamos directamente con Dios?

Que importante es prestarle atención a lo que Dios nos habla día a día, cuantas veces nos habla y no le prestamos atención, hay veces que solo queremos oírlo en lo que nos conviene, pero cuando Dios habla para corregirnos, para mostrarnos algo que no le agrada de nuestras vidas, ¿cuántos realmente escuchamos?

Dios nos oye, ¿nosotros lo oímos?

Dios les bendice.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69