Porque en medio de los grandes vientos El esta ahí


“Al anochecer, descendieron sus discípulos al mar,
y entrando en una barca, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Estaba ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos. Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba. Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yo soy; no temáis. Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban”.
San Juan 6: 16-21
Todos tenemos una barca que manejar la cual es nuestra vida, sin duda que el mejor capitán para nuestra barca se llama Jesús, puesto que el nos conoce a perfección.

Pero en la vida nos enfrentamos a grandes vientos que quieren hundir nuestra barca, esos vientos pueden ser obstáculos que no nos permiten alcanzar las bendiciones de Dios.

En el pasaje anterior vemos como algunos de los discípulos de Jesús, pescadores profesionales entre ellos, tuvieron miedo en medio del mar, primero por los grandes vientos que soplaban y segundo al ver que Jesús andaba sobre el mar y se acercaba a la barca.

Hay momentos en la vida en donde los grandes vientos, no nos permiten ver con claridad la Divinidad y la Soberanía de Dios, esa que permite o no que las cosas pasen. No podemos negar que todos en momento determinado hemos sentido miedo al encontrarnos en medio de mares grandes y temibles. Es mas a alguno de nosotros hasta nos hemos querido tirar de la barca, al pensar que esos vientos recios no acabaran.

Pero quiero decirte que en medio de esos grande vientos, Jesús aparece para decirnos: “Yo soy; no temáis”, que lindas palabras de Jesús, primero diciendo: “Yo soy”, aduciendo a que el es Dios y luego el “no temáis”, en pocas palabras “confiad en mi”.

Amigo mío, te invito a confiar en el Señor, a que en medio de esos vientos fuertes, puedas reconocer la voz de Dios que te dice: “No temas”, ¿Por qué temer si El esta conmigo?

Si tu estas pasando por una situación difícil a tal punto que no sabes que hacer, yo te digo departe del Señor en esta hora: “Yo soy, no temáis”.

Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69