¿Quién entrará en El Reino de los Cielos?

 – (7:21-23)

en esta oportunidad tarta de examinar este video ytrata de entender lo que lee
Mat 24:15 "Cuando veáis en el lugar santo, la abominación desoladora, predicha por el profeta Daniel,  el que lee, entienda—,



INTRODUCCIÓN

1.    Mucha gente cree que irá al cielo cuando muera...

  1. Su esperanza es fomentada por as palabras de consuelo de muchos predicadores, sacerdotes y rabís
  2. Su esperanza está basada en la idea de que el cielo es para todos los creyentes, o para aquellos cuyas buenas obras importarán más que lo malo

2.    Pero, ¿están bien fundadas estas esperanzas?

  1. ¿La mayoría de la gente va a los cielos cuando mueren?
  2. ¿La salvación está basada en buenas obras? ¿Está basada solo sobre la fe?

3.    En Su sermón del monte, Jesús dio algunas advertencias siniestras...

  1. Pocos, no muchos, serían salvos – Mt 7:13-14
  2. Mucha gente religiosa, incluyendo algunos creyentes en Jesús, ¡aprenderán que ellos también están perdidos! – Mt 7:21-23

4.    Con Mt 7:21-23 como punto de partida para nuestro estudio, deseo dirigir la pregunta: “¿Quién entrará en el reino de los cielos?”

[Antes de considerar esta pregunta, quizás es una buena oportunidad para contestar primero otra pregunta...]

I. ¿QUÉ ES EL REINO DE LOS CIELOS

A.    EL TERMINO “REINO DE LOS CIELOS”...

1.    Es sinónimo al “reino de Dios” – comparar Mt 4:17 con Mr 1:14-15

2.    Se refiere a la soberanía de Dios, o reinado, de los cielos -- El reino de los cielos está enfocado en la persona de    Jesucristo, y es especialmente manifestado donde Él reina en el   corazón de los hombres – Luc 17:20-21 

B.    EN RESÚMEN, EL “REINO DE LOS CIELOS”...


1.    Es espiritual en naturaleza – Jn 18:36; Rom 14:17

2.    Inició cuando toda la autoridad (reinado) fue dado a Jesús – Mt 28:18; Hech 2:36; Ef 1:20-23

3.    En este momento, incluye a la iglesia del Señor en la tierra (porque aquellos que se someten a la voluntad de Cristo son agregados al reino – Col 1:13; Apoc 1:9

4.    En el futuro, involucrará a los “cielos nuevo y nueva tierra,” “¡donde estaremos con Dios y con Jesús por la eternidad!” – Mt 13:40-43; 2 Ped 3:10-13; Apoc 21:1-22:5

-- El reino de los cielos fue “inaugurado” en el día de   Pentecostés, y será ”culminado” cuando Jesús regrese a entregar    el reino a Dios – ver 1 Cor 15:23-28

C.    EL REINO DE LOS CIELOS EN NUESTRO TEXTO...

1.    Parece tener a la vista el aspecto futuro del reino

a.    Observe que Jesús dice “en aquel día...” Mt 7:22

b.    Una referencia aparente al día del juicio – ver 2 Tim 1:12, 18; 4:8

2.    Entonces Jesús está hablando sobre aquellos que entrarán al reino en su aspecto futuro

a.    Del cual habló en otras ocasiones – Mt 25:31-34

b.    Del cual habló Pedro en 2 Ped 1:10-11

[Lo cual es una bendición maravillosa, ¡para tener una generosa entrada a “el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”! Pero esto nos lleva a volver a nuestro texto (Mt 7:21-23), y a la pregunta principal de nuestro estudio...] 

II. ¿QUIÉNES ENTRARÁN EN EL REINO DE LOS CIELOS?

A.    NO TODO EL QUE PROFESE SEGUIR A JESÚS...

1.    “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos”

2.    Hay algunos que enseñan que tan solo con que alguien crea en Jesús es salvo

a.    Que la salvación es por “la fe sola”

b.    Pero sin embargo la expresión “solamente por la fe” es encontrada en las Escrituras, y dice: Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” – Stg 2:24

3.    Pero hay ideas tales como “un creyente no salvo”...

a.    Los demonios creen, pero no son salvos – Stg 2:19

b.    Hubo algunos que creyeron a Jesús, pero no fueron salvos – Jn 8:30-32

 -- No permita que nadie piense que solo porque “creyeron” en

    Jesús, ¡tienen un boleto gratis en los cielos!

B.    NO TODO EL QUE HAGA MUCHAS BUENAS OBRAS...

1.    “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no...” Mt 7:22

2.    Allí había gente que no solo creyó en Jesús, sino que creyeron que habían:

a.    ¡Profetizado en Su nombre!

b.    ¡Echado fuera demonios en Su nombre!

c.    ¡Habían hecho muchos milagros en Su nombre!

-- Por ejemplo, ¡Pensaban que habían sido facultados para hacer tales obras maravillosas!

3.    Tales buenas obras ciertamente no les ganaba su camino al cielo

a.    Por cierto, la salvación es por gracia, no por obras de meritorias – ver Tito 3:3-7

b.    Las buenas obras no salvaron a Cornelio, aún él necesitó que se le dijera que hacer para ser salvo – Hech 10:1-5; 11:14

4.    Por cierto, en ocasiones podríamos pensar que es una buena obra y hacerlo sin ninguna autoridad...

a.    Jesús condenó a aquellos que lo hacían como “hacedores de maldad” – Mt 7:23

b.    Literalmente, aquellos que actúan sin autoridad

1)    No eran condenadas por Jesús las cosas que ellos hacían

2)    ¡Era que ellos hacían cosas para las cuales no tenían autoridad!

 -- Podríamos ser muy religiosos, y hacer muchas cosas en el nombre de Jesús, y aún Él podría decir: “Nunca os conocí; apartaos de mí...”

[¿Quién entonces será salvo?]

C.    SOLO AQUELLOS QUE HACEN LA VOLUNTAD DEL PADRE...

1.    Como dijo Jesús, “...el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” – Mt 7:21

a.    Aquí está la línea de división: ¡aquellos que HACEN la voluntad del Padre!

b.    Como escribiría Santiago posteriormente, es el “hacedor de la obra” quien es bendecido en lo que hace – ver Stg 1:22-25

2.    ¿Es esto legalismo?

a.    ¡No! Legalismo es la salvación por el cumplimiento perfecto de la ley, creyendo que alguien gana la salvación por el mérito de lo que ellos hayan hecho

b.    La salvación por gracia no excluye la necesidad de la obediencia

1)    Simplemente necesitamos reconocer que nuestra obediencia no gana o da méritos para la salvación

2)    Cuando todo está dicho o hecho, ¡aún somos indignos! – ver Luc 17:10

3.    La voluntad del Padre, el cual ofrece salvación por gracia, ¡requiere obediencia!

a.    Solo aquellos que obedecen de corazón serán librados del pecado – Rom 6:17-18

b.    Cristo es el autor de salvación para todos aquellos que lo obedecen – Heb 5:9

c.    Cristo vendrá en juicio contra aquellos que no obedecen el evangelio – 2 Tim 1:7-9
 

CONCLUSIÓN

1.    ¿Quiénes entrarán en el reino de los cielos?

a.    No aquellos que profesan creer, pero no obedecen

b.    No aquellos que piensan que están haciendo muchas cosas religiosas, pero sin autoridad

c.    ¡Solo aquellos que hacen la voluntad del Padre!

2.    Esto es el porque debemos tomar seriamente las declaraciones iniciales del sermón de Jesús...

a.    “Mas buscad primeramente el reino de Dios y Su justicia...” Mt 6:33

b.    ¡Debemos buscar ser encontrados dentro de la voluntad y del reinado de Dios y hacerlo la prioridad número uno de nuestra vida!

3.    ¿Qué es la voluntad de Dios? Inicia con...

a.    El arrepentimiento hacia Dios y la fe en Jesucristo – Hech 20:21

b.    Confesar a Jesús como Señor – Rom 10:10

c.    Siendo bautizado en Cristo para la remisión de los pecados – Hech 2:38

-- Seguido por una vida de servicio fiel a Cristo, confesando nuestros   

   pecados a lo largo del camino – Apoc 2:10; 1 Jn 1:9
¿Está Usted haciendo la voluntad del Padre?

Examínate a ti mismo,

¿Cómo sabes que crees?



“Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.” Mateo 20:16

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar. Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni sodomitas, ni ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros. Pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios. ” 1 Corintios 6:9-11

“… Ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. ” Efesios 5:5-7

“… Las obras de la carne son evidentes, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes, de los que os digo de antemano, así como yo os dije antes de ahora, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Gálatas 5:19-21

“Yo digo que si vuestra justicia no fuere mayor que de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.” Mateo 5:19-20


Jesús dijo: “Qué difícil es para los que tienen riquezas entrar en el reino de Dios, porque es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios. Y los que le oyeron, decían: “¿Quién podrá salvarse?” Pero Él dijo: “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. ‘” Lucas 18:24-26

“Oíd ahora esto, pueblo necio y sin corazón, que tiene ojos y no ve, que tiene oídos y no oye: ¿A mí no me temeréis? dice Jehová. ¿No os amedrentaréis ante mí, que puse arena por término al mar, por ordenación eterna la cual no quebrantará? Jeremías 5:21-22

 
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69