Unos 10.000 asteroides del Sistema Solar podrían pasar cerca de la Tierra

    • Instan a establecer protocolos para prevenir posibles impactos de NEO
    • En el sistema solar habría unos 600.000 objetos asteroides
    Recreación del asteroide que impactó en RusiaRecreación del asteroide que impactó en RusiaAgencias
    Noticias relacionadas
    EFE 08.05.2013
     En nuestro Sistema Solar se tiene constancia de la existencia de 600.000 asteroides, de los cuales 10.000 están catalogados como objetos próximos a la Tierra o NEO en sus siglas en inglés, cometas y asteroides atrapados por la atracción del Sol o los distintos planetas, en órbitas que podrían hacerlos penetrar en las cercanías de la Tierra.

    Son datos difundidos en un encuentro de expertos internacionales organizado en Tres Cantos (Madrid) por Deimos Space, uno de los socios industriales de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el programa para el Conocimiento del Medio Espacial (SSA).

    Uno de los objetivos de este encuentro de dos días es discutir sobre aspectos como las consecuencias del impacto de un NEO o medidas para mitigar sus amenazas, ha informado la ESA.

    Objetos que han impactado en la Tierra

    El pasado 15 de febrero un objeto desconocido de unos 17-20 metros de diámetro explotó en el cielo sobre Chelyabinsk, Rusia, liberando una energía equivalente a 20-30 veces la de la bomba atómica de Hiroshima, según los expertos.

    La onda expansiva de la explosión causó cientos de heridos y daños generalizados, ha señalado la ESA, que ha agregado que fue el mayor objeto natural en entrar en la atmósfera terrestre desde el que en 1908 destruyó un área forestal en Tunguska, Siberia.

    Prevenir los posibles riesgos de los NEO

    "Es importante que seamos conscientes de la posición de los NEO con relación a la de nuestro planeta y que evaluemos la probabilidad de impacto y sus posibles consecuencias", ha detallado Detlef Koschny, responsable de las actividades relacionadas con estos asteroides en la oficina del Programa SSA.

    A su juicio, "lo que es más importante es considerar cuándo y cómo alertar a la población y las posibles medidas que se podrían tomar para desviar su trayectoria o mitigar los riesgos".

    No obstante, todavía queda mucho trabajo por hacer, reconocen, como perfeccionar los modelos matemáticos que simulan las consecuencias de un impacto, diferenciando entre las explosiones en el aire o los impactos contra el suelo, o evaluar las distintas estrategias cinéticas o explosivas para desviar sus trayectorias, entre otras muchas cosas.

    El objetivo de este encuentro es desarrollar una serie de hojas de ruta que guíen la investigación y el desarrollo actual y futuro en materia de NEO, ha precisado Gerhard Drolshagen, del Programa SSA.

    En última instancia, el Programa SSA de la ESA tiene como objetivo desarrollar la capacidad de integrar los recursos europeos ya existentes -como los telescopios automatizados- para crear un sistema coordinado y eficaz para la detección de NEO, capaz de escanear el cielo nocturno y de emitir alertas avanzadas.

    "Este sistema nos permitirá trabajar junto a otras agencias, científicos, industria y organismos internacionales como las Naciones Unidas para ofrecer opciones realistas a los gobiernos", ha indicado Nicolás Bobrinsky, responsable del citado programa.

    Los sucesos como el de Chelyabinsk, ha agregado, demuestran que la amenaza de los NEO no es sólo teórica, y que: "Tenemos que invertir en medidas prácticas en el presente para estar preparados en el futuro".
    Share:

    Juan 6: 68-69

    Juan 6: 68-69