Palabra Profética





Hemos sentido de parte del Espíritu compartir con todo el pueblo de Dios una palabra profética dada en la madrugada del día Sábado 5 de marzo del 2011, en un tiempo de oración de ancianos, líderes e intercesores de nuestra congregación. Justamente 6 días antes del trágico terremoto y tsunami que azotó a Japón.
El Señor envía su Palabra y revela a sus profetas para testimonio al creyente y al no creyente. Seamos un pueblo entendido y apercibido de los tiempos. Jesús dijo: "Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca" y añadió ordenándonos: "(...) Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre."  Lucas 21: 28;36.
Nuestras oraciones, ruegos y deprecaciones para con nuestra hermana nación Japón.

<object height="100" width="335"><param value="http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtpOjQ7czo2OiJmaWxlSWQiO3M6ODoiMTQzNDUwMDkiO3M6NDoiY29kZSI7czoxMjoiMTQzNDUwMDktYzBkIjtzOjY6InVzZXJJZCI7aTowO3M6MTI6ImV4dGVybmFsQ2FsbCI7aToxO3M6NDoidGltZSI7aToxMzE0NTQ4NDcxO30=&amp;autoplay=" name="movie"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><param name="wmode" value="transparent"></param><embed height="100" width="335" wmode="transparent" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" src="http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtpOjQ7czo2OiJmaWxlSWQiO3M6ODoiMTQzNDUwMDkiO3M6NDoiY29kZSI7czoxMjoiMTQzNDUwMDktYzBkIjtzOjY6InVzZXJJZCI7aTowO3M6MTI6ImV4dGVybmFsQ2FsbCI7aToxO3M6NDoidGltZSI7aToxMzE0NTQ4NDcxO30=&amp;autoplay="></embed></object>





Para descargar / bajar estos mensajes, haz click en el siguiente enlace:
http://www.divshare.com/playlist/845799-ec0


Guardaos de toda Levadura mp3

_LasDiezVirgenes_SS.mp3


PARA ESCUCHAR
PRECIOSA PREDICA


<object height="100" width="335"><param value="http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtzOjE6IjQiO3M6NjoiZmlsZUlkIjtzOjg6IjEyNjg4NDE3IjtzOjQ6ImNvZGUiO3M6MTI6IjEyNjg4NDE3LWI5MSI7czo2OiJ1c2VySWQiO3M6MToiMCI7czoxMjoiZXh0ZXJuYWxDYWxsIjtpOjE7czo0OiJ0aW1lIjtpOjEzMTQ1NDQ2MTc7fQ==&autoplay=default" name="movie"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><param name="wmode" value="transparent"></param><embed wmode="transparent" height="100" width="335" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" src="http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtzOjE6IjQiO3M6NjoiZmlsZUlkIjtzOjg6IjEyNjg4NDE3IjtzOjQ6ImNvZGUiO3M6MTI6IjEyNjg4NDE3LWI5MSI7czo2OiJ1c2VySWQiO3M6MToiMCI7czoxMjoiZXh0ZXJuYWxDYWxsIjtpOjE7czo0OiJ0aW1lIjtpOjEzMTQ1NDQ2MTc7fQ==&autoplay=default"></embed></object>

Las etapas del conocimiento de Dios



Las etapas del conocimiento de Dios

“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él”.

1 Juan 2: 3-4

Este es un tema bien interesante, pues estoy segura todos tenemos en nuestro corazón el anhelo de conocer mejor cada día a Dios, de relacionarnos mejor con El y de acercarnos más, para estar seguros de que El escucha nuestras oraciones y recibir con agrado el cumplimiento de sus promesas y ver realizados los deseos de nuestro corazón; y para poder explicar de una manera más sencilla este tema, me gustaría tomar como ejemplo las etapas del noviazgo.


Existe una primera fase, previa al conocimiento del novio, novia, y es algo que todos (espero) conocemos; es algo que flota en el ambiente y que no se puede definir, está en la atmosfera y brilla en nuestro rostro como una luz; hay atracción, hay curiosidad, nos sentimos felices, nos agrada esa persona, queremos saber todo de ella y nos vamos acercando poco a poco, para obtener más información, como su nombre, su familia, su historia, sus gustos, educación, cultura, etc. Si esta introducción en nuestra vida de un personaje nuevo, resulta positiva y es mutuo el interés, entonces, es el inicio de una linda e indefinida relación, que va a afectar nuestra vida y el futuro de nuestra familia.

La vida espiritual es igual; yo recuerdo antes de conocer a Jesús (a quien no me interesaba conocer y por tanto no lo buscaba) con frecuencia pensaba en El, de alguna manera venían pensamientos acerca de Él a mi mente, otras veces conocía Su palabra y me sentía muy atraída por Su persona y personalidad, aunque andaba en otros caminos, hasta que un día, de pronto me encontré yendo a visitar a una enferma en un hospital y todos mis pensamientos y mi ser (involuntariamente) estaban centrados en Jesús, El Cristo y sin que yo lo pidiera (bueno, no directamente así) ese mismo día conocí al Mesías y Su amor y al día siguiente ya había contactado a una amiga que sabía era cristiana para que me hablara de Él. (fue amor a primera vista) estaba ya enamorada y comprometida con El y en todo lo que tuviera que ver con Su persona; quise saber quién era, saber todo sobre el pueblo Judío (hasta ese momento, para mi completos extra-terrestres) Su historia, su muerte, las razones de su sacrificio y su resurrección; sacaba videos en la Universidad de Discovery Channel acerca de historias de personajes del nuevo testamento y recuerdo que me identifique inmediatamente con el Apóstol Pablo, con Pedro y con el Libro de Isaías, que parecía haber sido escrito exclusivamente para mí y en corazón ardía el deseo de llegar algún día a ser como ellos y Dios me hablaba y hasta me cambio mi nombre de pila.

Dios me había estaba hablando y buscando desde siempre, pero yo no le prestaba atención porque yo practicaba yoga y tenía un maestro oriental (a punto de morir) y me parecía que eso era suficiente para mi, hasta que mi vida entró en una etapa de verdadera crisis y comencé a clamarle a Dios (desconocido) por un camino donde yo pudiera llegar a Él. Yo no lo sabía, pero El Si, y el trajo a mi vida el único camino que podía conducirme a Él: Jesucristo. Y es aquí donde comienzan las etapas del Noviazgo y de la vida cristiana:

1º. Noviazgo – Una etapa de mutuo conocimiento, aunque con El nos lleva ventaja, porque nos conoce desde antes de que nos formara en el vientre de nuestra madre; pero nosotros tenemos mucho que aprender y lo hacemos, gracias Dios, a través de Su Palabra, La Biblia, Los Pastores y el testimonio de otros cristianos. Somos como bebes espirituales y en esta primera etapa estamos adquiriendo conocimiento de Dios, en gran medida, solo a nivel intelectual, con nuestra mente consciente y reemplazando algunos contenidos erróneos que teníamos antes acerca de la vida espiritual. Por su parte Dios, nos está tratando con mano suave, paciencia y mucho amor, pues sabe que somos como cabritos salvajes a los que hay que domesticar y enseñar; y al igual que el noviazgo esta es una etapa color de rosa, una verdadera luna de miel con el novio y con El Señor.

2º. Compromiso. Ya en esta etapa tenemos que saber, estar seguros que queremos pasar el resto de nuestra vida con esa persona y con El, entonces nos ponemos más serios y nos sentimos más comprometidos con las cosas del Señor; ya hemos experimentado Su amor y Su misericordia, Su poder, Su brazo fuerte y no queremos por nada del mundo separarnos de Él; entonces nos comenzamos a volver obedientes, a tratar de hacer todo lo que nos diga en La Biblia, lo que nos aconsejen los pastores, nos bautizamos, nos queremos casar por la iglesia (para toda la vida) etc. Y esta etapa del conocimiento de Dios, es una etapa donde conocemos a Dios a través de Su Palabra y comenzamos a ganar un poquito de confianza, a tener más fe, a esperar en El, etc. Pero sigue siendo un conocimiento intelectual con muchos visos de emocional y algunos destellos de luz, de Su gloria, de intuición y del poder de Su Espíritu.

3º. Matrimonio. Esta es ya una etapa definitiva, no significa la más feliz, ni la más prospera, sino la más importante, porque nos casamos (hacemos un juramente mutuo) no para ser felices, (aunque eso llega en el momento en que tiene que llegar) sino para “Santificarnos” para que los contrayentes se santifiquen, se purifiquen de su suciedad, se cuiden mutuamente y crezcan en el amor mutuo, de la familia y del conocimiento de Dios. Las pruebas no cesan y los azotes de Dios no se hacen esperar y hasta podemos creer por un momento que nos equivocamos de religión, sin embargo, no es así, en esta etapa, por ser la más importante y con base en los conocimientos previos que hemos adquirido de Dios, ya tenemos que empezar a utilizar nuestros órganos espirituales (ojos, oídos, corazón, intuición, revelación, discernimiento) para conocer a Dios, ya no desde un ángulo intelectual solamente, sino desde el espíritu; siendo completamente obedientes a Su Palabra y sensibles a la voz de Su Espíritu.

Es la etapa de la convivencia y es ahora cuando verdaderamente vamos a conocer a Dios, quien es El que vive en mi, Su Poder y la Diestra de Su justicia, porque es El, en persona a través del poder de Su Espíritu, quien estuve, esta y va a obrar en nuestra vida, para que nosotros lo conozcamos plenamente y seamos verdaderamente testigos de Él; este conocimiento de Dios, es más profundo y va mas allá del conocimiento intelectual y del conocimiento de Dios a través de La Biblia; conocemos a Dios a través de Su obrar en nuestra vida, si vivimos una vida donde todo lo rendimos a sus pies; El tomara control de todas nuestras circunstancias y no habrá nada, absolutamente nada que nos suceda que no sepamos que Su voluntad.

Para crecer en el conocimiento de Dios en esta etapa, debemos saber que existe solo una forma: Conocer a Dios a través de la relación que tenemos con El cada día; es a través de esa conexión, de esa retroalimentación, de ver con nuestros propios ojos y reconocer que todo absolutamente se mueve en esta tierra bajo Su voluntad y que existen dos maneras de conocerlo más, de tener tratos con El, de hablar con El y vivir bajo Su perfecta Voluntad, que son: Conocer a Dios a través de la Oración y a través de Su perfecta Voluntad. Este tema lo estaré tratando en mi próximo Devocional, pues como pueden ver, es un tema bastante extenso.

“Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios”.

1 Corintios 2:11



Un Yugo desigual, es un Yugo desigual






Este es
uno de esos artículos con los que no me voy a hacer popular entre los
solteros y la verdad nunca lo he intentado ser. Pero a nadie le gusta
que le digan las cosas tal y como son, más si en juego están los
sentimientos.


Personalmente
no escribo para quedar bien con alguien en específico, sino que escribo
lo que siento del Señor escribir, enseñar, orientar o animar y desde
hace varios días he sentido la inclinación a escribir acerca de los
yugos desiguales en el amor.


En alguna
ocasión ya he escrito sobre ello, pero hoy quiero dedicar un artículo
completo a esto que Dios llama (ojo, es Dios, no yo): YUGO DESIGUAL.


¿Qué es Yugo Desigual?


Dios a través de la Biblia nos dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”. 2 Corintios 6:1     4 (Reina-Valera 1960)


Ahora bien, definamos:


Yugo. (Del lat. iugum).


  1. m. Instrumento de madera al cual,
    formando yunta, se uncen por el cuello las mulas, o por la cabeza o el
    cuello, los bueyes, y en el que va sujeta la lanza o pértigo del carro,
    el timón del arado, etc. desigual.
  2. adj. Que no es igual.

Podemos definir a un Yugo desigual de las siguientes formas:


  • La unión pensamientos, personas, formas de vida o creencias que no son iguales.

Hay varios aspectos en los que podemos caer en yugo desigual:


  • En lo comercial y laboral.
  • En lo “religioso”.
  • En la amistad y amor.

Hoy me quiero detener en esta última, especialmente en el YUGO DESIGUAL en el AMOR.


Yugo Desigual en el Amor.


A diario
recibo cartas de chicas que me escriben contándome que sus relaciones no
van bien, pidiéndome consejo porque no saben qué hacer y curiosamente
la mayoría de ellas tienen relaciones de noviazgo con chicos que no son
cristianos. A veces pienso que nosotros sabemos que hacer, que todos
tenemos claro qué camino seguir, pero por alguna razón queremos omitir
las verdades que Dios nos quiere enseñar.


En la Biblia encontramos claramente, que NO DEBEMOS UNIRNOS EN YUGO DESIGUAL, por más que yo quiera disfrazar esa verdad o cambiarle palabras, o verla desde otros puntos de vista, no puedo obviar QUE DIOS YA SABE PORQUE LO PROHIBE.


Y es que a veces queremos tratar de ser más listos que Dios, queriendo camuflajear ese yugo desigual de “amor verdadero”. Haciendo
caso omiso de lo que Dios nos ha dicho desde el principio. Y es que
también pareciera que a Dios le damos permiso de meterse en todas las
áreas de nuestra vida MENOS EN LA DEL AMOR.


A veces
vas de desilusión tras desilusión solo por no querer entender lo que
Dios quiere para ti, solo por tratar de cambiar lo dicho ya por el
Señor. Dios no ha cambiado, Dios sigue siendo el mismo de ayer, es el
mismo hoy y será el mismo mañana, Dios es Inmutable, es decir: NO TIENE SOMBRA DE VARIACION y si Él dice: “NO TE UNAS EN YUGO DESIGUAL” es porque Él sabe que no te irá bien y que lo mejor para ti es abstenerte de caer en eso.


Es difícil comprenderlo.


Es tan difícil comprenderlo para muchas personas, más cuando están CEGADAS completamente por la emoción. Hay muchos que prefieren alejarse de Dios, antes de hacer a un lado a esa relación de yugo desigual. Pareciera que vale más unas semanas de “amor” que Dios.


Es triste, pero a la mayoría de personas no les gusta que les digan que lo que están haciendo es incorrecto, que va en contra de lo que Dios enseña, que van en contra de lo que dice su Palabra. ¿Qué más se puede decir?, si la Biblia lo dice, ¿Quiénes somos nosotros para no creerlo o para no obedecerlo?


Querido amiga o amigo, si tú en este momento estas bajo un yugo desigual,
posiblemente este articulo te parezca demasiado riguroso o sin
importancia o hasta te enojes, pero, aun cuando sientas lo que sientas o
te parezca lo que te parezca no hay otro nombre para YUGO DESIGUAL.


El
problema es que anteponemos las emociones a la voz del Espíritu Santo en
nuestras vidas. Estamos tan metidos en esa relación amorosa que se nos
olvida que Jesús dijo que el Espíritu Santo nos guiaría hacia toda
verdad.


Quizá el Espíritu Santo ha estado redarguyéndote, haciéndote ver que estas cayendo en un error, haciéndote ver que lo que estás haciendo no es lo correcto, pero tú, CEGADO o CEGADA por
el “amor” que dices sentir, no le has prestado atención. ¿Qué mas tiene
que hacer Dios para que lo obedezcas?, ¿Acaso tiene que bajar un ángel
del cielo y ponerse frente a ti, mientras te grita con voz de trueno: “¡NO TE UNAS EN YUGO DESIGUAL!”?


Yugo Desigual con un incrédulo


Se le
llama incrédulo aquel que no reconoce a Cristo como su Señor y no trata
de vivir para Él. ¿Cuántas señoritas se dejan seducir por chicos que no
son cristianos y lo único que quieren es aprovecharse de ellas?, se que
no podemos generalizar, pero a través de mi experiencia en consejería he
podido darme cuenta que la mayoría de los noviazgos de chicas
cristianas con chicos no cristianos terminan por eso, porque luego de un
tiempo las chicas se dieron cuenta que el chico realmente no las amaba y
que lo único que quería era aprovecharse al máximo de lo que ella
“sentía” por él, llegando a veces hasta el sexo antes del matrimonio o
como lo llama la Biblia, a caer en fornicación.


Tal vez hasta esto punto alguna chica diga: “Mi novio no es cristiano, pero jamás se ha querido aprovechar de mí y me ama verdaderamente”
y quizá pueda que en alguna cosa tenga razón, pero aun así la Biblia
habla que no es conveniente y puede ser por varias cosas como por
ejemplo: ¿Te apoyara en tu relación con Dios?, ¿Podrás aprender de su
relación con Dios?, ¿Los dos amaran a Dios de la misma manera?, Ahora si
te llegaras a casar: ¿Te permitirá congregarte?, ¿Te apoyara en tu
servicio a Dios?, hay cosas que no se piensan en el noviazgo y creemos
que todo está perfecto, pero Dios a través del tiempo da la razón. UN RELACION QUE NO TIENE SU FUNDAMENTO EN DIOS es una relación que pueda que no sea estable.


Es difícil tratar con este punto, porque mas de alguien saldrá con la típica excusa: “Pero
mi papa, tía, prima, amigo o conocido era cristiano y se caso con uno
que no lo era y ahora es una matrimonio de bendición”,

bueno si es así, ¡Gloria a Dios!, porque Él tuvo misericordia y los ha
bendecido, pero tú que conoces la Palabra de Dios, que tratas de agradar
a Dios en TODO, deberías obedecer a lo que ÉL TE MANDA. Si eso es: “No unirse en yugo desigual”, entonces SIMPLEMENTE OBEDECE.


No podemos disfrazar la verdad:


Ya dije al
inicio, que con esta clase de artículos no ganare popularidad entre los
solteros, pero ¿Qué puedo hacer?, ¿Acaso tengo que disfrazar la
verdad?, ¿Tengo que quedarme callado?, ¿Tengo que obviar esta GRAN
verdad?, lo siento, no puedo, tengo que hablar lo que la Biblia nos
enseña y Dios me dio una gran responsabilidad al prestarme tu atención,
si estás leyendo esto es porque Dios así lo quiso y mi responsabilidad, y
mi deber es decir la verdad tal y como Dios la ha dejado plasmada.


A veces me enoja recibir correos de chicas que me cuentan sus problemas de noviazgo y me dicen: “Mi novio no es cristiano”. ¿Por qué me enoja?, porque ellas mismas saben que están haciendo algo en contra de Dios y aun así se atreven a preguntarme: “¿Usted cree que mi noviazgo es de Dios?”, ¡POR EL AMOR DE DIOS!
, ¿Por qué me hacen una pregunta que la Biblia misma la contesta?,
¿Acaso esperan que yo les diga lo contrario a lo que la Biblia dice?,
¿Quieres que te diga que es de Dios?, ¿Cómo te lo voy a decir?, ¿Acaso
puedo llevar la contraria a Dios?


DIOS DIJO:


“No
os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo
tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las
tinieblas?”.


2 Corintios 6:14 (Reina-Valera 1960)


¿Acaso lo que yo diga es más importante que lo que Dios dijo?, por más que yo quisiera disfrazar esa verdad, simplemente NO PUEDO. Si Dios dice así, entonces, ¿Para qué preguntar? ¡Y no me vengas con la pregunta nuevamente!


Amados
solteros, no puedo darte una respuesta que va en contra de lo que la
Biblia nos enseña, si la Biblia lo dice, ¿Por qué seguir preguntando?,
no me vayas a decir que vas a orar para ver si Dios cambia de opinión,
¿Por qué ha de cambiar de opinión Dios?, ¿Por qué?, Él ya dijo, entonces
lo que dijo ESO ES.


El chico cristiano enamorado de la chica que no es cristiana.


Conozco
cientos de casos en los que un chico cristiano muy entregado a Dios, a
su servicio y con talentos súper especiales, terminan en las garras de
una chica que no es cristiana y lo único que hace directa o
indirectamente es acabar con el espíritu de servicio que el chico tenia
hacia Dios.


A través
de la Biblia podemos darnos cuenta de cómo la mujer sin Dios es un arma
terrible para que el hombre de Dios pierda el control.


Sansón,
se enamoro de una mujer filistea, una mujer súper hermosa, Sansón tenía
un don de parte de Dios, pero aun y con todo esto se dejo seducir a tal
punto que descubrió su corazón y termino sin cabello, ciego y esclavo.
¿Dónde quedo aquel hombre usado por Dios?, quedo bajo las ruinas de un
palacio destruido. ¿Por qué?, porque quiso llevar la contraria a Dios.
Ni tu fuerza, ni tu talento te puede ayudar, cuando decides hacer lo
contrario a lo que Dios quiere.


Salomón,
el hombre más sabio que ha existido, cuando Dios le dijo que le pidiera
lo que quisiera, este hombre lejos de pedir fortuna o algo material
pidió sabiduría para guiar a su pueblo. Pero aun y con toda su sabiduría
no supo controlarse, sino que fue presa de mujeres, de cientos de
mujeres y la gran mayoría de otros pueblos, como la sulamita que cautivo
su corazón, un hombre que hizo yugos desiguales y que termino
lamentándose sus últimos días.


Tú puedes
ser muy inteligente, muy sabio, puedes saberte toda la Biblia y tener
grandes conocimientos, pero aun y con todo eso, no puedes llevar la
contraria a lo que Dios ha dictado, porque terminaras mal.


Pueda que
no comprendas los puntos de vista que te estoy expresando y es porque
quizá estas muy emocionado e ilusionado con esa persona y es difícil que
repente alguien que no conozcas venga y te diga: “Eso no es correcto”, pero no lo digo yo, la Biblia es la que lo dice.


Las malas experiencias con cristianos no tienen que influir.


Conozco cientos de casos de chicas y chicos que me expresan lo siguiente: “Tuve
un novio cristiano o una novia cristiana y jamás me trato tan bien como
la persona con la que ahora tengo un noviazgo y eso que el de ahora no
es cristiano”.


A veces el
hecho de haber tenido una relación de noviazgo con alguien que era
cristiano hace que sus preferencias cambien. Y es que no voy a negar que
entre cristianos haya muy pero muy malos novios y novias. Y es que el
hecho de que sea cristiano no quiere decir que te amara con amor eterno o
que será un novio o una novia 10.


Si te ha
ido mal es porque has elegido mal, quizá te has dejado llevar por la
emoción, quizá no has consultado a Dios o quizá no era el momento
indicado para iniciar un noviazgo y todo ello tuvo como consecuencia que
no te fuera bien en tu noviazgo, no necesariamente te fue mal porque él
o ella era cristiano y solo por eso ahora ya no crees en los cristianos
y por tal razón te has buscado a alguien que no lo es.


Y es que
también hay personas que no son cristianas, que a veces tratan mil veces
mejor a su novia o novio que si lo son. Pero independientemente de eso,
aun así no es correcto, no porque el chico o la chica sea mala, no,
simplemente no lo es porque DIOS ASÍ LO HA DICTADO. No
tiene que ver con “religión”, sino con convicciones, Dios quiere que tu
estés con alguien que piense y sienta lo mismo que tu acerca de Dios.
Las buenas intenciones y la buena educación no tienen que ver con la CONVICCION.
Una persona que realmente sea cristiana y que ame a Dios
verdaderamente, entonces será una persona con la que podrás construir
una relación duradera y fundada en el Señor.


Conozco
muchos solteros que no tienen novia o solteras que no tienen novio y que
son personas que aman mucho a Dios, que le sirven, que serian
excelentes para formar una relación de noviazgo, pero que a lo mejor no
les ha ido bien, tal vez porque no son tan guapos físicamente o no son
tan lindas como los chicos de hoy las prefieren. Lastimosamente es así,
los solteros hoy en día se fijan más en lo exterior, que en lo que
realmente vale y esto es: Que amen a Dios y sean personas excelentes.


No te fíes del ejemplo de otro


Quizá alguien diga: “Pero yo soy feliz y he visto personas que han sido felices con alguien que no es cristiano”.
Pero ¿Necesariamente te pasara igual a ti?, a veces creemos que porque
un caso remoto de muy lejos o cerca “funciono” entonces también a
nosotros será igual.


No te fíes del ejemplo de otro, sino que FIATE EN LO QUE DIOS TE DICE.
Mira mi querido amigo o querida amiga, mi intención no es caerte mal,
ni pelear por puntos de vista, simplemente hablo lo que la Biblia dice,
ahora bien, si Dios dice que no lo hagamos, entonces NO LO HAGAS. Si yo te dijera que lo hicieras, pero la Biblia dice que NO LO HICIERAS,  ¿A quién le harás caso?, obviamente obedecerás LA BIBLIA, no lo que un hombre imperfecto te diga. Entonces si gustas no me hagas caso a mí, y hazle caso a Dios y Dios te dice:


“No
os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo
tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las
tinieblas?”.


2 Corintios 6:14 (Reina-Valera 1960)


No lo veas mal.


Personalmente
no tengo nada absolutamente nada en contra de las personas no
cristianas, es más, tengo muchos amigos que no son cristianos y a los
cuales les hablamos, de hecho, diariamente me leen miles de personas que
no son cristianas, recibo correos de personas que no lo son y me
expresan lo que sienten al leer lo que Dios me permite escribir y me
llena de mucho gozo saberlo y le doy Gloria a Dios por eso. Pero más
allá de la simpatía, de lo mucho que queramos a alguien, tenemos que ser
obedientes a la Palabra de Dios, no podemos anteponer nada,
absolutamente nada a la voluntad de Dios.


¿Por qué
Dios dice esto?, puedo citarte a través de mi experiencia en el
Ministerio de solteros muchas razones por las cuales no es bueno unirse
en yugo desigual, pero más allá de las razones, algunas valederas para
ti y quizá otras no, existe una razón mayor por la que Dios dice esto y
esta es: ÉL SABE LO MEJOR PARA TU VIDA.


Quizá no
lo entiendas, quizá no lo asimiles, pero Dios que te conoce a perfección
sabe lo que es mejor para ti y si Él inspiro a un hombre a escribir
esas líneas, entonces: ES PORQUE DIOS SABE QUE ES LO MEJOR PARA TI.


¿Sabes? A través de los años he comprendido una cosa:


Hay
momentos en los que no entiendo el porqué Dios me pide esto o aquello, a
veces no comprendo porque también me evita de hacer algo que me parece
inofensivo, pero durante mi corta vida he podido observar que ÉL SIEMPRE TUVO LA RAZON,
que aquello que para mí en su momento era bueno, no lo era y por eso me
aparto de ello, que aquello que yo creía que no estaba mal, si lo
estaba y por eso Dios evito que cayera en ese juego, el obedecerle, aun
cuando me doliera o aun cuando me fuera difícil, traería mejores
resultados que llevarle la contraria.


A veces
cuando uno es joven soltero, cree que está seguro de lo que quiere y
hacia dónde va, pero de pronto aparece Dios y cambia todos nuestros
planes, porque Él tiene mejores planes que los de nosotros y pensamos
que TODO está arruinado, que nada será igual y que todo
será peor, pero una cosa he aprendido durante mis años en el Señor,
durante mi soltería y ahora en mi matrimonio: DIOS NO SE EQUIVOCA, ÉL SIEMPRE TIENE LA RAZON.


En alguna
ocasión he querido reclamar a Dios decisiones que Él me ha llevado a
tomar, pero Él solo calla y luego de un tiempo responde, no en palabras,
sino en acciones que demuestran el porqué de aquellas decisiones que a
mi parecer no eran las que tenían que ser, pero que para Dios era las
que tenía que tomar, porque EL TENIA UN MEJOR PLAN.


Conclusión:


Querido
joven, querida jovencita, solteros de toda edad, con todo respeto, con
todo mi amor en el Señor les digo: La voluntad de Dios es que evitemos
unirnos en yugo desigual. Pueda que algunos de ustedes estén en ese yugo
desigual, quizá alguno estuvo o en algún momento quizá algunos estarán,
no me toca a mi juzgarlos, no es mi tarea tampoco acusarlos, mi única
tarea es prevenirlos, es enseñarles lo que Dios quiere y lo que nos
expresa a través de la Biblia.


No estás
obligado a ir y deshacer esa relación de yugo desigual, no estás
obligado a fuerza a tomar una decisión, simplemente te expongo lo que
desde mi punto de vista es lo correcto o incorrecto basado en la Palabra
de Dios y en lo que Él me ha enseñado a través de mi vida.


Tú eres el
único capaz de tomar una decisión, cuya decisión debe ser orientada por
el Espíritu Santo de Dios en tu vida, Él es el único que puede guiarte a
hacer lo que tienes que hacer, cada uno de ustedes tienen una relación
personal con Dios, cada uno es consciente  de lo que Dios quiere para
sus vidas y este humilde articulo trata de mostrar o explicar de una
forma sencilla lo que realmente Dios quiere, ahora bien, cada uno a
conciencia y llevando delante de Dios esta situación es responsable de
la decisión que tome, solo déjate llevar por lo que Dios ponga en tu
corazón y obedece, independientemente de lo que tú puedas pensar, el
único que puede guiarte a hacer lo correcto ES DIOS.


Una buena decisión a tiempo, será una bendición a su tiempo.



La vieja y la nueva cruz

Sin anunciar y casi sin ser detectada, ha entrado en el círculo evangélico una cruz nueva en tiempos modernos. Se parece a la vieja cruz, pero no lo es; aunque las semejanzas son superficiales, las diferencias son fundamentales. Mana de esa nueva cruz una nueva filosofía acerca de la vida cristiana, y de aquella filosofía procede una nueva técnica evangélica, con una nueva clase de reunión y de predicación. Ese evangelismo nuevo emplea el mismo lenguaje que el de antes, pero su contenido no es el mismo como tampoco lo es su énfasis.

La cruz vieja no tenía nada que ver con el mundo, para la orgullosa carne de Adán, significaba el fin del viaje. Ella ejecutaba la sentencia impuesta por la ley del Sinaí. En cambio, la cruz nueva no se opone a la raza humana; antes al contrario, es una compañera amistosa y, si es entendida correctamente, puede ser fuente de océanos de diversión y disfrute, ya que deja vivir a Adán sin interferencias. La motivación de su vida sigue sin cambios, y todavía vive para su propio placer, pero ahora le gusta cantar canciones evangélicas y mirar películas religiosas en lugar de las fiestas con sus canciones sugestivas y sus copas. Todavía se acentúa el placer, aunque se supone que ahora la diversión ha subido a un nivel más alto, al menos moral aunque no intelectualmente.

La cruz nueva fomenta un nuevo y totalmente distinto trato evangelistico. El evangelista no demanda la negación o la renuncia de la vida anterior antes de que uno pueda recibir vida nueva, predica no los contrastes, sino las similitudes; intenta sintonizar con el interés popular y el favor del público, mediante la demostración de que el cristianismo no contiene demandas desagradables, antes al contrario, ofrece lo mismo que el mundo ofrece pero en un nivel más alto. Cualquier cosa que el mundo desea y demanda en su condición enloquecida por el pecado, el evangelista demuestra que el evangelio lo ofrece, y el género religioso es mejor.

La cruz nueva no mata al pecador, sino que le vuelve a dirigir de nuevo en otra dirección. Le asesora y le prepara para vivir una vida más limpia y más alegre, y le salvaguarda el respeto hacia sí mismo, es decir, su “auto-imagen” o la “opinión de sí mismo”. Al hombre lanzado y confiado le dice: “Ven y sé lanzado y confiado para Cristo”. Al egoísta le dice: “Ven y jáctate en el Señor”. Al que busca placeres le dice: “Ven y disfruta el placer de la comunión cristiana”. El mensaje cristiano es aguado o desvirtuado para ajustarlo a lo que esté de moda en el mundo, y la finalidad es hacer el evangelio aceptable al público.

La filosofía que está detrás de esto puede ser sincera, pero su sinceridad no excusa su falsedad. Es falsa porque está ciega. No acaba de comprender en absoluto cuál es el significado de la cruz.

La cruz vieja es un símbolo de muerte. Ella representa el final brutal y violento de un ser humano. En los tiempos de los romanos, el hombre que tomaba su cruz para llevarla. ya se había despedido de sus amigos, no iba a volver, y no iba para que le renovasen o rehabilitasen la vida, sino que iba para que pusiesen punto final a ella. La cruz no claudicó, no modificó nada, no perdonó nada, sino que mató a todo el hombre por completo y eso con finalidad. No trataba de quedar bien con su víctima, sino que le dio fuerte y con crueldad, y cuando hubiera acabado su trabajo, ese hombre ya no estaría.

La raza de Adán está bajo sentencia de muerte. No se puede conmutar la sentencia y no hay escapatoria. Dios no puede aprobar ninguno de los frutos del pecado, por inocentes o hermosos que aparezcan ellos a los ojos de los hombres. Dios salva al individuo mediante su propia liquidación, porque después de terminado, Dios le levanta en vida nueva.

El evangelismo que traza paralelos amistosos entre los caminos de Dios y los de los hombres, es un evangelio falso en cuanto a la Biblia, y cruel a las almas de sus oyentes. La fe de Cristo no tiene paralelo con el mundo, porque cruza al mundo de manera perpendicular. Al venir a Cristo no subimos nuestra vida vieja a un nivel más alto, sino que la dejamos en la cruz. El grano de trigo debe caer en tierra y morir.

Nosotros, los que predicamos el evangelio no debemos considerarnos agentes de relaciones públicas, enviados para establecer buenas relaciones entre Cristo y el mundoNo debemos imaginarnos comisionados para hacer a Cristo aceptable a las grandes empresas, la prensa, el mundo del deporte o el mundo de la educación. No somos mandados para hacer diplomacia sino como profetas, y nuestro mensaje, no es otra cosa que un ultimatum.

Dios ofrece vida al hombre, pero no le ofrece una mejora de su vida vieja. La vida que El ofrece es vida que surge de la muerte.Es una vida que siempre está en el otro lado de la cruz. El que quisiera gozar de esa vida tiene que pasar bajo la vara. Tiene que repudiarse a sí mismo y ponerse de acuerdo con Dios en cuanto a la sentencia divina que le condena.

¿Qué significa eso para el individuo, el hombre bajo condenación que quisiera hallar vida en Cristo Jesús? ¿Cómo puede esa teología traducirse en vida para él? Simplemente, debe arrepentirse y creer. Debe abandonar sus pecados y negarse a sí mismo. ¡Que no oculte ni defienda ni excuse nada! Tampoco debe regatear con Dios, sino agachar la cabeza ante la vara de la ira divina y reconocer que es reo de muerte.

Habiendo hecho esto, ese hombre debe mirar con ojos de fe al Salvador; porque de Él vendrá vida, renacimiento, purificación y poder.La cruz que acabó con la vida terrenal de Jesús es la misma que ahora pone final a la vida del pecador; y el poder que resucitó a Cristo de entre los muertos, es el mismo que ahora levanta al pecador arrepentido y creyente para que tenga vida nueva junto con Cristo.

A los que objetan o discrepan con esto, o lo consideran una opinión demasiada estrecha, o solamente mi punto de vista sobre el asunto, déjame decir que Dios ha sellado este mensaje con Su aprobación, desde los tiempos del Apóstol Pablo hasta el día de hoy. Si ha sido proclamado en estas mismísimas palabras o no, no importa tanto, pero sí que es y ha sido el contenido de toda predicación que ha traído vida y poder al mundo a lo largo de los siglos. Los místicos, los reformadores y los predicadores de avivamientos han puesto aquí el énfasis, y señales y prodigios y repartimientos del Espíritu Santo han dado testimonio juntamente con ellos de la aprobación divina.

¿Nos atrevemos, pues, a jugar con la verdad cuando somos conocedores de que heredamos semejante legado de poder? ¿Intentaríamos cambiar con nuestros lápices las rayas del plano divino, el modelo que nos fue mostrado en el Monte? ¡En ninguna manera!

“Prediquemos la vieja cruz, y conoceremos el viejo poder”.



¿Cómo tomar Decisiones Correctas?


“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”
Salmos 32: 8
El ser humano vive una vida llena de decisiones, desde el momento que nos levantamos hasta el momento que nos dormimos, todo el tiempo estamos tomando decisiones de distinto carácter que influyen positivamente en nuestra vida o en otros casos de manera negativa.
Y es que yo siempre he creído que cada uno de nosotros somos arquitectos de nuestra vida, las decisiones que tomemos hoy determinaran nuestro futuro y en medio de esta acción que lindo es que tomemos en cuenta a Dios en todo lo que decidamos.
Pero la pregunta seria: ¿Estaremos tomando en cuenta a Dios en nuestras decisiones?
La verdad es que en la mayoría de decisiones ni siquiera nos molestamos en preguntarle a Dios que es lo que El quiere o que decisión debemos tomar. En otros casos si le consultamos, pero nunca esperamos su respuesta, sino que creemos que con solo consultar la respuesta ya la tenemos y la verdad es que además de consultar a Dios sobre esa decisión que vas a tomar, también necesitas esperar su respuesta, pues el simple hecho de consultar no significa que la respuesta es instantánea, habrá uno que otro caso aislado pero no todo será así de fácil.
Para tomar una sabia decisión se necesita desechar los siguientes aspectos:
1. Las presiones de la gente: La presión que la gente quiera imponerte a la hora de tomar una decisión es una de las cosas que necesitas desechar, es decir NUNCA TIENES QUE CEDER ante las presiones de la gente. Recuerda que las decisiones de tu vida te pertenecen a ti y tienen que ser conforme a la voluntad de Dios y no la de la gente que te rodea. No permitas que las presiones te lleven a tomar decisiones de las cuales luego te arrepentirás toda una vida.
2. Las Emociones: Sin duda muchos de nosotros somos emocionalistas, nos dejamos llevar por el momento y en muchos casos tomamos la mala decisión de decir SI por emoción, cuando realmente tuvimos que haber dicho NO o por lo menos haberlo pensado antes de dar un SI. Tienes que desechar la emoción para poder tomar una decisión que vaya conforme a la voluntad de Dios y no conforme a lo que en el momento sentiste por una simple emoción.
3. El Corto tiempo para tomar una decisión: Por sencillo que parezca, tú debes tomarte tu tiempo para tomar una decisión, las mejores decisiones son aquellas que se meditaron bien y se pensaron detenidamente antes de llevarse a cabo. Tomate el tiempo que necesites para tomar decisiones que determinaran en gran manera tu futuro y sobre todo que esas decisiones vayan coladas a la luz de las Sagradas Escrituras.
Es impórtate que cada uno de nosotros comprendamos que una decisión importante en nuestra vida tiene que ser meditada y sobre todo guiada por la voluntad de Dios, para que dicha decisión será respaldada por El y a través de ella obtengamos una de las múltiples bendiciones que Dios quiere darnos.
Ahora bien, hay algunos aspectos importantes que te ayudaran a tomar una sabia decisión y estos son:
1. EVALÚA: tienes que evaluar la decisión que vas a tomar. Tienes que ponerte a pensar que resultados podría traer esa decisión, ¿Será bueno?, ¿Serán malos?, antes de tomar esa decisión tiene que tomarte un tiempo para evaluar los posibles resultados.
2. COMPARA: es importante también que las decisiones que vayas a tomar sean comparadas con la Palabra del Señor, es decir que debes ir a la Palabra de Dios y utilizarla como una Lámpara a tus pies y una lumbrera a tu camino. (Salmos 119:105)
3. BUSCA SABIDURIA EN LA PALABRA DE DIOS Y EN CONSEJEROS SABIOS: La Palabra de Dios dice en Proverbios 15:22 “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman”. También encontramos en Proverbios 24:6b “Y en la multitud de consejeros está la victoria”. Eso si, evalúa bien en que clase de consejeros te vas a apoyar, por lo general lo hacemos con nuestro mejor amigo, pero yo te recomiendo que busques a alguien que no este muy relacionado contigo, para que pueda darte una justa opinión sin desviarse a uno y a otro lado.
4. ESPERA: Creo que esta es la parte mas difícil, ya que hay momentos en donde queremos tomar las decisiones a la ligera, pero realmente es impórtate que luego de consultarle al Señor y realizar los tres pasos anteriores esperemos una respuesta divina y no tomar la decisión hasta que Dios ponga en tu corazón la seguridad TOTAL de que la decisión que vas a tomar es la que El quiere para tu vida. Santiago 1: 19 dice: “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar…”. Es necesario que antes de tomar una decisión, estemos pronto para oír lo que Dios quiere decirnos, por esa razón ESPERA y no te desesperes, porque las indicaciones de Dios llegaran.
La verdad es que la voluntad de Dios es que tomemos decisiones sabias, que estén respaldadas con la Palabra de Dios y sobre todo con su presencia. Aun cuando la desesperación venga, tenemos que entender que las cosas a la ligera por lo general siempre salen mal.
Evaluemos, Comparemos, Busquemos de la Palabra de Dios y apoyémonos en consejeros sabios y sobre todo, ESPEREMOS la respuesta de Dios antes de precipitarnos a tomar decisiones que marcaran nuestra vida o la de nuestra familia.
Lo lindo de todo esto, es que Dios nos ha prometido que nos hará entender, nos enseñara el camino por el que debemos andar y sobre todo tienes que tener la confianza de que Sobre ti y sobre mi, fijara sus ojos.
“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”

Salmos 32: 8

En medio de las malas noticias… ¡Ten ánimo

Que tu ánimo cambie de un segundo para otro a través de una noticia que no esperabas es algo difícil de asimilar.
Pensar que todo estaba bien y que hace unos minutos sonreías por la seguridad que te daba el hecho de creer que las cosas iban a ser de la manera que las tenias planeadas.
Luego esa noticia inesperada cambia completamente tu panorama, ahora todo se convierte en borroso, hay más preguntas que respuestas, quisieras tener opciones, pero no las hay, quisieras solucionar las cosas, pero por más que piensas y analizas la situación no encuentras como solucionarlo.
Sonreías hace un momento, ahora tu cara es diferente, es como una explosión que debilita tú animo, hasta tu cuerpo parece más pesado de lo normal, tus ojos se entristecen y deseas con todo tu corazón que algo sobrenatural pase, porque solo así puedes encontrar una respuesta.
Quisieras llorar, pero el llorar no solucionaría nada, quisieras irte lejos de todo para pensar un momento, para analizar todo lo que está sucediendo.
Hay muchas preguntas en tu mente y la que más se mueve es: “Dios mío, ¿Por qué?”. Y es que en esos momentos de zozobra y en donde no hay respuestas de nada y el panorama no pinta bien, siempre acudimos a la misma pregunta: “Dios mío, ¿Por qué?”.
Nadie quiere pasar por esos momento, de hecho nunca pedimos pasar por esos momentos, pero son vivencias que tendremos que experimentar, son situaciones de las cuales no escaparemos y que tendremos que enfrentar. Son situaciones de la vida diaria que a pesar de no ser de nuestro agrado, algo aprenderemos.
Sé lo que es vivir ese momento, es más, en esos momentos no hay palabra que a uno lo pueda animar, ni tu familia, ni tus amigos lo pueden hacer, es algo muy extraño que cautiva toda tu vida y que le quita la fuerza que hace unos momentos tenias, no quieres hacer absolutamente nada, simplemente pensar y pensar.
En esos momentos es cuando quisiéramos que Dios nos hablara personalmente, que nos dijera algo, que nos explicara lo que pasa o nos dijera el propósito por el cual estamos pasando esos momentos de preocupación y angustia.
Quizá Dios en ese momento nos quisiera decir:
“Hijo amado, hija amada, Yo conozco tu corazón, se que lo que estás viviendo es algo difícil de asimilar, se que lo que tenias planeado es muy diferente a lo que en estos momentos estas experimentando, lo sé, pero confía, Yo siempre hago que todo lo que ocurra en tu vida te lleve a algo bueno. Quizá en este momento no lo vas a entender y aunque quisieras respuestas ahora mismo, no las habrán, pero de lo que si tienes que estar seguro y segura es que YO TENGO EL CONTROL.

Yo soy capaz de cambiar las cosas, soy capaz de darte lo que siempre has querido, pero tengo mi forma de hacerlo, tengo mis tiempos, tengo mi plan perfecto trazado para tu vida y todo es parte del camino hacia ese propósito perfecto.

Aunque tú no lo percibas, Yo estoy trabajando en ciertas áreas de tu vida, quizá en algún momento sea doloroso, pero tranquilo: Yo se la capacidad de resistencia que tienes.

Me duele verte triste, pero me alegro en saber que al final sonreirás, no te preocupes Yo cuido de ti, no tengas miedo, porque Yo voy contigo, no creas que estas solo, porque Yo nunca te he dejado, no creas que estás perdido, porque Yo te he encontrado, no llores mas, deja que te consuele y limpie tu rostro de esas lagrimas, te amo y lo he hecho con amor eterno, no tienes nada que temer ni dudar”.

Definitivamente nos encontraremos con situaciones que querrán empañar el gozo de Dios en nuestra vida, pero aun y con todo eso debemos seguir creyendo en lo que Dios nos ha prometido y en lo que Él hará.
Porque si de algo estoy y debemos estar seguros es que DIOS NO NOS DEJARA.
¡YO SE BIEN EN QUIEN HE PUESTO MI CONFIANZA!

“Por eso mismo estoy sufriendo ahora. Pero no me avergüenzo de lo que me pasa, porque yo sé bien en quién he puesto mi confianza. Estoy seguro de que él tiene poder para hacer que la buena noticia se siga anunciando hasta que llegue el fin del mundo”.

2 Timoteo 1:12 (Traducción en el Penthaus actual.

Por que Dios no me responde?

En muchas ocasiones desviamos nuestra atención en otros asuntos, y muchas veces nos preguntamos porque Dios no nos responde. A veces Dios no nos responde porque no estamos haciendo lo correcto, y muchas veces queremos respuestas inmediatas a las diversas situaciones de la vida, pero nos estamos olvidando de un mandato bíblico.

Cuando logramos entender lo que Dios nos pide, antes de ser respondidos, nos damos cuenta que finalmente estábamos haciendo algo mal, pero cuando cumplimos con esta parte bíblica, nuestras necesidades son respondidas. ¿Cuál debería ser nuestra prioridad antes de pedirle una petición a Dios?

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33

Cuando la Biblia se refiere a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, no solamente se refiere a buscar una relación mas intima con Él, si no se refiere a seguir sus preceptos y sus mandamientos bíblicos.

Cuando nos congregamos en su templo, ahí estamos haciendo que su Palabra se cumpla en nosotros, porque estamos buscando el reino de Dios.

A cambio de esto su Palabra nos dice: Y todas estas cosas os serán añadidas.

¿Cuáles son estas cosas?

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mateo 6:25

Cuando cumplimos con lo que Dios nos pide, entonces desatamos varias promesas maravillosas para nuestra vida, y es aquí cuando descubrimos que nuestro Señor Jesucristo no se equivocó al hacernos este pedido.

En medio de esta promesa, el Señor nos promete sostenernos, pero no olvidemos que para lograr esto debemos de mantener la siguiente prioridad: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia.

¿Le has llorado a Dios clamando con todo tu corazón? Realmente sientes que estas buscando intensamente el reino de Dios y su justicia.

El relato bíblico muestra que las flores (lirios) del campo son vestidas por Dios, y que ni aun Salomón se vistió como ellas. Pero nos dice que nuestro Padre hará más por nosotros, y que no seamos hombres o mujeres de poca fe.

Cuando pensamos que Dios no nos esta supliendo o respondiendo correctamente, debemos primeramente de analizar nuestra condición, y debemos de ir a la raíz del problema, es indudable que Dios nos esta escuchando, pero quizás no le estamos cumpliendo; y por eso no somos respondidos como queremos.

Si comenzamos a poner en práctica esta palabra; seguramente tendremos una comunión más amplia con Dios, como también las añadiduras a nuestras familias, vendrán de una forma mas fluida por parte de Dios.

Artículo extraido del blog: http://feendios.com

Quizás también le Interese

Los 7 Espíritus de Dios - Dr. Armando Alducín

La Ira de Dios - Dr. Armando Alducín

La Descripción del Amor - Dr. Armando Alducín

Cuando se pierde el primer amor - Armando Alducin







Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69