Por que Dios no me responde?

En muchas ocasiones desviamos nuestra atención en otros asuntos, y muchas veces nos preguntamos porque Dios no nos responde. A veces Dios no nos responde porque no estamos haciendo lo correcto, y muchas veces queremos respuestas inmediatas a las diversas situaciones de la vida, pero nos estamos olvidando de un mandato bíblico.

Cuando logramos entender lo que Dios nos pide, antes de ser respondidos, nos damos cuenta que finalmente estábamos haciendo algo mal, pero cuando cumplimos con esta parte bíblica, nuestras necesidades son respondidas. ¿Cuál debería ser nuestra prioridad antes de pedirle una petición a Dios?

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33

Cuando la Biblia se refiere a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, no solamente se refiere a buscar una relación mas intima con Él, si no se refiere a seguir sus preceptos y sus mandamientos bíblicos.

Cuando nos congregamos en su templo, ahí estamos haciendo que su Palabra se cumpla en nosotros, porque estamos buscando el reino de Dios.

A cambio de esto su Palabra nos dice: Y todas estas cosas os serán añadidas.

¿Cuáles son estas cosas?

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mateo 6:25

Cuando cumplimos con lo que Dios nos pide, entonces desatamos varias promesas maravillosas para nuestra vida, y es aquí cuando descubrimos que nuestro Señor Jesucristo no se equivocó al hacernos este pedido.

En medio de esta promesa, el Señor nos promete sostenernos, pero no olvidemos que para lograr esto debemos de mantener la siguiente prioridad: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia.

¿Le has llorado a Dios clamando con todo tu corazón? Realmente sientes que estas buscando intensamente el reino de Dios y su justicia.

El relato bíblico muestra que las flores (lirios) del campo son vestidas por Dios, y que ni aun Salomón se vistió como ellas. Pero nos dice que nuestro Padre hará más por nosotros, y que no seamos hombres o mujeres de poca fe.

Cuando pensamos que Dios no nos esta supliendo o respondiendo correctamente, debemos primeramente de analizar nuestra condición, y debemos de ir a la raíz del problema, es indudable que Dios nos esta escuchando, pero quizás no le estamos cumpliendo; y por eso no somos respondidos como queremos.

Si comenzamos a poner en práctica esta palabra; seguramente tendremos una comunión más amplia con Dios, como también las añadiduras a nuestras familias, vendrán de una forma mas fluida por parte de Dios.

Artículo extraido del blog: http://feendios.com

Quizás también le Interese
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69