EL MESIAS MUSULMAN ES ANUNCIADO




 EL MESIAS MUSULMAN SE APROXIMA
En el salmo 119 encontramos una refrescante palabra para el espíritu y el alma del hombre o mujer que atesora los dichos de Dios: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”.
 La palabra de Dios es una segura guía en la vida del hombre, sin importar en la época en que viva, porque ella es inmutable y eterna, permanece para siempre sin sombra de variación.
Los cristianos, a diferencia de los judíos, consideramos las enseñanzas de Jesús y de los apóstoles como la palabra de Dios junto a las Sagradas Escrituras hebreas. Significa esto, entre otras cosas, que los cristianos tenemos un poco más de lámpara y lumbrera que alumbra nuestro caminar en esta vida.
Esa porción adicional de luz o de Palabra de Dios que hemos recibido por medio de Nuestro Señor Jesucristo, nos hace comprender un poco mejor lo que está sucediendo en la actualidad y lo que ha de suceder en los años próximos, que entendemos son los días postreros del cual hablaron los profetas, Jesucristo el Hijo de Dios y los apóstoles.
En Apocalipsis se nos revela la aparición de un poder político-religioso-militar y económico, que se le permitirá actuar sobre la tierra por 7 años, antes de la aparición poderosa del Verbo de Dios, Rey de Reyes y Señor de Señores, el Hijo de Dios, Jesucristo Nuestro Salvador.
“Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.
Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?
También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.
Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo.
Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.
Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga.
Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos.
Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.
Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.
También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.
Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.
Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.
Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”
Pues bien, esta profecía es rechazada tanto por los judíos como por los musulmanes, porque consideran que estas son invenciones de hombres y no tienen ningún valor escatológico. Pero para nosotros los cristianos, principalmente los evangélicos, es lámpara a nuestros pies.
Aquí se nos proclama la aparición de una confederación de 10 naciones, bajo el liderazgo de un hombre extraordinario, que actuará con el poder delegado del dragón antiguo o Satanás, que hará grandes señales prodigiosas que llevarán a la humanidad a entrar en el engaño de Satanás.
También su aparición será para hacer la guerra al pueblo de Dios, a cristianos y judíos, y vencerlos. Blasfemará contra el Dios Altísimo, contra el tabernáculo de Dios y los que habitan en el cielo. Esto nos habla que será un dirigente religioso, representante de una religión contraria al cristianismo y al judaísmo, que se burlará de las enseñanzas de ambas religiones, que son semejantes en casi todo.
Hoy sale publicada la noticia de que el Ayatolá Alí Jamenei, líder religioso supremo de Irán y de la corriente del chiísmo islámico, anuncia la venida del último mesías islámico.
Se le ha dado una amplia divulgación a las declaraciones del dirigente islámico, en medio de la creciente escalada de la diatriba militar entre la nación iraní, USA e Israel. Jamenei, claramente hace un llamado a las fuerzas armadas de la nación y a la nación entera, a estar preparados para el final de los tiempos y la aparición del mesías islámico llamado el Mahdi.
Cito textualmente algunas afirmaciones del líder religioso:
"El tema del Imam Mahdi es de suma importancia, y su reaparición ha sido claramente establecido en nuestra santa religión del Islam"……… Debemos estudiar y recordar el final de los tiempos y la era de Imam Mahdi. ... Hay que preparar el ambiente para la llegada para que el gran líder que vendrá. "
“Israel debe ser destruido, y sólo entonces el 12 ª Imam, el Mahdi, volverá a aparecer y matar a todos los infieles, levantando la bandera del Islam en todos los rincones del mundo….”
Sin lugar a dudas, y aceptando la palabra de Dios dada a los apóstoles que se expresa en esta porción del Apocalipsis, puedo señalar que este Mahdi no es otro que el señalado pòr Dios, a través del Espíritu de la profecía, como la bestia que subirá del mar y recibirá el poder del dragón o Satanás. Comandará los ejércitos de los islamistas radicales para destruir la civilización occidental y al pueblo de Dios, y tendrá la autoridad necesaria para completar con éxito sus planes y sus obras. Hará que todos los pueblos en cualquier rincón del mundo, adore a Alá.
Para mayores detalles sobre estos eventos y como ha de surgir este Mahdi, los refiero al libro Islam, el Azote de Dios, disponible en amazon.


Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69