LOS GRITOS NOS SEPARAN

YLI_048
Un día un viejo sabio preguntó a sus seguidores lo siguiente:
- ¿Por que la gente se grita cuando están enojados?:
Los hombres pensaron unos momentos:
-Porque perdemos la calma – dijo uno – por eso gritamos.-
-Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? – preguntó el
sabio – ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona
cuando estás enojado?
Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas
satisfacía al sabio.
Finalmente él explicó:
-Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para
cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más
enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a
través de esa gran distancia.
Luego el sabio preguntó:
- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?
Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente ¿por qué? Sus corazones
están muy cerca.
La distancia entre ellos es muy pequeña.
El sabio continuó – ¿Cuando se enamoran más aún, qué sucede? No hablan,
sólo susurran y se vuelven aun más cerca en su amor. Finalmente no
necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan
cerca están dos personas cuando se aman.
Luego dijo:-
-Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras
que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que
no encontrarán más el camino de regreso.


————————————————

La intensidad del grito esta marcando la gran distancia que existe entre dos personas.
¿Cuándo seria lógico gritar? Cuando hay una distancia física considerable o un espacio concreto que hacen que el tono normal de la voz sea inaudible.
Si estoy a muchos metros de un ser querido que se ha olvidado algo mientras se esta yendo, suena comprensible elevar el tono de voz para que él detenga su marcha, gire su cabeza y pueda escuchar lo que intento decir.
¿Por qué entonces gritamos a alguien que esta enfrente a nosotros, en el mismo cuarto, en el mismo ambiente, a 10 cm. de nuestro rostro?

Le grito porque yo no me puedo escuchar, dada mi alteración emocional, creo que los demás tampoco pueden hacerlo.
En mi adormecimiento menosprecio la capacidad de los otros.

La próxima vez que griten, reflexionen sobre la distancia que están marcando con respecto al otro ser que tienen enfrente.
Cuanto mas se amen con alguien, sobran las palabras y esas pocas que se digan, son expresadas con absoluta dulzura y amabilidad, valorándolas justamente por ser pocas y preciadas.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69