Los valores del Islam: madre educa a sus hijos y nietos para ser terroristas

 Éxo 17:15 -16

Y Moisés edificó un altar, y lo llamó: "El Eterno es mi bandera".Y dijo: "Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el trono del Eterno, el Señor tendrá guerra contra Amalec de generación en generación".


“Los traje al mundo para que fueran mártires, para que se conviertan en mártires en el nombre de Allah. No hubo un momento específico en que ellos hayan mostrado el deseo de ser mártires, yo se lo inculqué y ellos lo siguieron… y los que apenas están comenzando, sin duda continuarán por este camino”.

Mariam Farhat, una ex miembro del parlamento de Hamás en Gaza, crió a sus seis hijos para que cometieran ataques terroristas. Ella esperaba que murieran en acción, de manera que se convirtieran en mártires. Ahora, sus nietos propagan el mismo mensaje en el canal televisivo de Hamás.
En marzo de 2002, Muhamed, el hijo de 17 años de Farhat, entró a una comunidad israelí abriendo fuego contra niños de una escuela y tirando granadas contra las instalaciones. Asesinó a 5 alumnos e hirió a otros 23. Cuando Farhat escuchó que su hijo había muerto después de perpetrar el ataque, salió a celebrarlo regalando cajas de halva y chocolates a la gente por la calle. En un vídeo publicado después del atentado se puede ver a Farhat despidiendo a su hijo Muhamed, que salía a la misión suicida. “¿Cómo me siento prometiéndole a mi hijo el paraíso?” se pregunta retóricamente. “Por Allah, hoy es el día más feliz de mi vida”.



Otro de sus hijos, Rawad, murió cuando su coche que llevaba un cargamento de cohetes Quassam fue alcanzado por la Fuerza Aérea israelí. El hijo mayor de Farhat, Nidal, fabricaba cohetes para Hamás que fueron los que se utilizaron para atacar Tel Aviv y Jerusalén. Farhat más adelante sería popularmente conocida como “Umm Nidal” (madre de Nidal) cuando éste fue alcanzado por las fuerzas de seguridad israelíes. Farhat le dijo a su nieto de 4 años, Imad, que él se reuniría con su padre: “Tu serás mártir algún día” le dijo Farhat, “y ahí es cuando te reunirás con tu padre”.
En 2009 declaró a National Geographic que estaba presionando al resto de sus hijos para que se convirtieran en mártires.


Farhat murió a comienzos de este año, pero logró pasar su mensaje de odio a sus siguientes generaciones. Un mes después de su muerte, el canal televisivo Al-Aqsa TV perteneciente a Hamás, emitió un programa donde aparecían varios de sus nietos. Cuando la niña fue presentada como la hija de Nidal, ella se mostró orgullosa del oficio de su padre. Seguido de eso, cuándo le preguntaron si seguiría sus pasos, ella respondió afirmativamente.
Más adelante en el mismo programa, los nietos de Farhat cantaron a coro “La Yihad otorga orgullo y gloria sobre aquellos que buscan convertirse en un mártir” seguido de “Ohh artefacto explosivo de la gloria, con tu sangre, traes la libertad”.
Al finalizar el programa, el presentador elogió a Farhat. “Ella inculcó a sus hijos desde temprana edad el amor al martirio por el bien de Allah, así cómo el amor a la patria y la defensa de la misma. Deberíamos aprender de ellos, debemos perseverar en la Yihad con el fin de liberar esta tierra”.



“La única razón por la que amó la vida es por el Yihad”
En una entrevista con el diario en árabe Al-Sharq Al-Awsat, con base en Londres, publicada en el 2002, Farhat explicó el proceso para criar a un niño que sea un terrorista suicida: “Por el amor que le tengo a mi hijo, lo motivé a morir como un mártir por el bien de Allah”, comentaba, “esta es la atmósfera en la que el martirio se desarrolló en el alma de Muhamed”, “Yo, como madre, naturalmente motivé el amor al Yihad en el alma de Muhamed y en las de todos mis hijos, que pertenecen a las Brigadas Al-Qassam”.
“Muhamed estaba dispuesto a llevar a cabo cualquier operación de martirio. Él me juró que la única razón por la que amaría la vida sería por el Yihad”, ella continúa, “Él agarraba su arma y me decía: ‘Mamá, esta es mi novia’. Él amaba tanto su arma”.
La capacidad de Farhat de sacrificar a sus hijos enviándolos a la muerte no tiene límites. “Desearía haber tenido 100 hijos como Muhamed” dijo. “Los sacrificaría en el nombre de Allah”. Sus nietos parecen haber recibido el mensaje claro, mamaron un odio que comparten con miles de niños en Gaza.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69