Hoy es tu día






Amigo (a), quisiéramos instarte a que ahí donde estás leyendo, a que entregues tu vida a Jesús. Tus problemas, tu  ansiedad, tu depresión y toda situación y estrés en este mundo tienen solución en Jesucristo
.
Hoy es el día, hoy es tu día para empezar una nueva vida, no mañana, los seres humanos no tenemos la certeza de que habrá otro día.
Una oración de fe puede cambiar tu vida para siempre. Hemos escrito una pequeña oración de guía aquí para que puedas leerla y creyendo en tu corazón en Jesucristo y en su obra redentora de ahora en adelante seas salvo(a) y finalmente libre.
Señor y Padre celestial, aquí estoy ante tu presencia, reconociendo que solo tú eres Dios, reconociendo que peco constantemente, que soy débil y que nada puedo por mi propia cuenta. Hoy me entrego a ti así como soy, a ti te entrego hoy mis cargas y mis defectos, hoy yo te abro mi corazón, arrepintiéndome genuinamente de todos mis pecados pidiéndote una nueva vida con la guía de tu Espíritu Santo. Señor Jesús  yo creo que tú eres el Señor, creo en tu sacrificio en la cruz, creo que moriste por mis pecados y los del mundo y que resucitaste al tercer día para darnos vida y en abundancia. Declaro que por medio de tu sangre hoy soy limpio de toda culpa y a partir de este momento yo te recibo como mi Señor y Salvador. ¡Amén!

¿Qué significa esta oración?

Esta oración por sí misma no tiene poder alguno, no es una fórmula. Es lo que crees en tú corazón lo que hace que ella tenga un impacto en tu vida para salvación y vida eterna.
Romanos 10:10 dice “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”
Al hacer esta oración de fe creyendo en tu corazón en Jesucristo, has venido a ser  justificado(a) por el sacrificio de Él en la cruz y tu confesión verbal de esta verdad ha traído salvación a tu vida.  Ahora tú tienes el privilegio de ser llamado(a) genuinamente hijo(a) de Dios y la libertad de caminar con Él sin mirar atrás, hoy las cosas viejas pasaron, Dios ya las perdono. Bienvenido(a) al pueblo de Dios.

Plan de Salvación

La salvación es un acto de fe y una simple y sincera oración de corazón puede ser el paso definitivo hacia la salvación eterna.
Romanos 10:10 dice “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”
Es necesario que comprendas el porqué al entregar tu vida a Jesucristo y al aceptarle como tu salvador significa que eres liberado de la condenación eterna o en pocas palabras que tus pecados y errores pasados han sido saldados por Él. Imagínate como un preso en una cárcel y Jesucristo ha venido a pagar tu fianza y a comprar tu libertad, de otra manera pasaras en esa cárcel de por vida.
¿Cómo puede ser esto? Talvez te preguntaras, como es que una simple y pequeña oración de fe puede lograr todo esto después de todo lo que yo he hecho. Te animo a que si nos regalas unos minutos de tu tiempo y dispones tu corazón a leer a continuación te explicare como es que se recibe el regalo de la vida eterna.

Nadie puede salvarse solo.

1. Primero que todo, la vida eterna es un regalo de Dios.
Amigo(a) el ser humano por sí mismo no puede salvarse, ni puede justificarse a sí mismo y heredar el cielo con buenas acciones, ni tú ni yo podemos lograrlo por nuestros propios meritos.
La Biblia nos dice en el libro de Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; no por obras,  para que nadie se gloríe.”
El versículo lo que nos dice es que por gracia o sea por gentileza o buena voluntad de Dios somos salvos por medio de la fe y nos aclara que esta gentileza no se debe a algo que hicimos nosotros, sino que es un regalo, un don de Dios para nosotros y finaliza diciendo que no se gana por obras, y la razón de esto es para que nadie tenga con que creerse más bueno que otros, sino que la salvación es gratuita y para todos los que la quieren.
Más aun así siendo un regalo de Dios mi amigo(a) la salvación no puede ser adquirida automáticamente por el hombre. ¿Por qué? te preguntaras.

La naturaleza del hombre

La Biblia nos habla sobre la naturaleza del hombre. La cual es una naturaleza pecaminosa, el ser humano es pecador y malo en obras.
Romanos 3:23 dice que  “Por cuanto TODOS pecaron y están DESTITUIDOS de la gloria de Dios”
Lo cual en pocas palabras quiere decir que el solo hecho de ser humanos nos hace tener una tendencia a ofender a Dios con nuestras malas acciones y nos hace inmerecedores de su gloria.
Talvez dirás que esto no es muy justo que digamos, puesto que la mayoría de nosotros creemos ser buenas personas y llevar una vida tranquila y sin excesos, pero déjame darte un ejemplo:
Digamos que una persona comete 2 pecados al día solamente y sabemos que cometemos más que 2 al día pero vamos a hablar de cifras mínimas, estos serian 60 pecados al mes, 720 al año y asumamos que esta persona tiene 35 años de edad, estamos hablando que en promedio esta persona tiene unos 25 mil pecados por los que dar cuentas, ahora dime si tu llevas ante un juez a una persona acusada de 25 mil delitos ¿Cuál crees que sea el veredicto del juez?
Nuestro problema radica en que nos auto-justificamos, los seres humanos nos creemos buenos y libres de toda culpa porque consideramos que no somos tan malos como otros quizás.
La Biblia también nos habla de esto en proverbios 14:12 “Hay camino que al hombre LE PARECE derecho, pero su fin es camino de MUERTE”.
Según esto no hay hombre en la tierra que sea lo suficientemente bueno para heredar la vida eterna y ganarse el cielo por obras, pues sus malas acciones le sobrepasan en gran manera. Más aun así siendo malos Dios nos ama pues esta es su naturaleza y esto lo podemos entender mejor cuando vemos lo que la Biblia nos dice acerca de Dios.

La naturaleza de Dios

La Biblia nos dice en 1 Juan 4:8 “El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”
El propósito de Dios no es castigarnos ni condenarnos, Él nos quiere salvar de la condenación eterna que trae el pecado, pero al mismo tiempo sabemos que Él es un Dios justo y castigara el pecado del hombre.
Esto lo sabemos por qué la Biblia en el libro de Nahum 1:3 nos dice que “El Señor es lento para ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable.”
¿Ves que dilema hay acá? Por un lado Dios nos ama con amor eterno y no desea castigarnos y por el otro Dios es un juez justo y castiga nuestro pecado.
¿Estamos perdidos acaso? ¿Habrá solución para este dilema espiritual? ¿Cómo le hizo Dios con este dilema?
Amigo(a), Dios lo resolvió en la persona de Jesucristo.

¿Quién es Jesucristo?

Jesucristo es Dios hecho carne.
La Biblia en el evangelio según San Juan Capitulo 1 verso 1 nos revela la naturaleza de Jesucristo: “En el principio ERA EL VERBO y el verbo ERA CON DIOS y el Verbo ERA DIOS”
¿Qué hizo este verbo el cual era el mismo Dios?
El verso 14 nos dice que “aquel VERBO fue HECHO CARNE y HABITO ENTRE NOSOTROS y vimos su Gloria, gloria como la del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”.
Este es el misterio revelado, este es el punto clave de toda la Biblia y del evangelio, el que entiende esto entiende el propósito mismo de la Biblia y esto es que Dios mismo vino a este mundo impulsado por el amor que te tiene a ti y a mí y vino a pesar de ser tan malos y mal agradecidos,  sin importarle nada se hizo hombre de carne y hueso, camino, sintió sed y hambre, vivió y sufrió como cualquiera de nosotros con una sola misión y esta era el rescatarnos de la condenación eterna, pues en la justicia divina alguien tiene que  pagar por el pecado y Él se ofreció a pagarlo por ti y por mi muriendo en una cruz cargando con los pecados del mundo, en pocas palabras comprando así el boleto de entrada a la vida eterna que tu y yo no podíamos adquirir por nuestra propia cuenta.
Este sacrificio tuvo un alto precio: su Sangre.
La Sangre del mismo Dios en la tierra fue vertida por el perdón de los pecados de una raza de individuos que no lo merece, pero que en su inmenso amor Él decidió ser crucificado sin protesta para que tú y yo fuéramos salvos. Él en la cruz dijo estas palabras en griego “Tetelestai” lo cual significa “Consumado es” o “Pagado esta”, lo que quiere decir que ya el recibo está hecho y la factura cancelada y su valor en sangre equivale a todos los pecados del mundo. Él murió, resucitó al tercer día demostrando su naturaleza divina y está ahora a la diestra del Padre reinando con poder y volverá a este mundo pronto.
Amigo(a) el pecado debe ser pagado de una u otra forma, pues es la justicia divina, pero depende de ti quien paga tus pecados, tú en la condenación eterna o Jesucristo en la cruz. Dios te da esta salvación gratuitamente y el medio por el cual puede ser adquirida es por la fe en Jesucristo, pues la fe es la llave al cielo.

¿Qué es la fe?

La fe no es un mero conocimiento, no se trata de conocimiento intelectual ni de saberse las escrituras al revés y al derecho, no se trata de decir yo tengo fe, o decir yo creo en Dios significa que tienes fe, tampoco se trata de creer hoy y mañana no pues no es así como funciona, la Biblia dice que hasta los demonios creen en Dios y tiemblan (Santiago 2:19) y esto a ellos no les sirve de mucho.
La fe es poner toda nuestra confianza en Jesucristo sometiéndonos a la voluntad de Dios, es creer no solamente en Él sino también creerle a Él. La fe es depositar todo nuestro ser en Jesucristo junto con nuestros errores y situaciones y no movernos de su presencia a pesar de las pruebas y obstáculos sabiendo que Él nos dará la respuesta.
La Biblia en el Libro de los Hechos de los Apóstoles 16:31 nos dice” Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa.”
Veras amigo(a) como ser humano yo debo entender que no puedo salvarme por mi mismo, que soy pecador  y que merezco ser castigado, entender que Dios es amor y que no desea castigarme pero que también es justo y debe hacerlo. Me maravillo al saber que Él ideo un plan para que yo ni nadie tuviera que ser castigado, un plan en el que Él mismo se sacrificó, muriendo en una cruz de la manera más horrorosa pagando una enorme deuda que debí haber pagado yo y entendí que lo único que debo hacer para merecer este regalo es creer de corazón en Jesucristo y depositar mi confianza en Él. Por eso es que tengo la SEGURIDAD de la vida eterna y de que no seré condenado eternamente.
¿Entiendes lo maravilloso de este misterio y todo lo que una oración de fe entregando tu vida a Cristo puedo lograr en tu vida?

¿Ahora que hice esta oración que pasa? ¿Qué debo hacer?

Ahora que has recibido al señor en tu corazón debes poner toda tu confianza en Él, implica reconocer a Jesucristo como Dios hecho carne, vivo y resucitado. Acéptalo como el señor de tu vida de ahora en adelante y también como tu Salvador, pues Él te rescato de la condenación sin que merecieras tal regalo y por ultimo implica que te arrepientas de todos tus pecados y faltas.
Antes  de partir al cielo Jesús dijo algo sobre lo que tu acabas de hacer, esto está en el Evangelio según San Juan Capitulo 6 verso 47 y dice así “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mi, tiene vida eterna”.
Amigo(a) Dios te ama y te quiere muchísimo y Él cuida a su familia. Confía en Él y síguele, que Él te dará la respuesta y la solución que tanto buscas. Lee la Biblia, busca un lugar donde prediquen a Jesucristo y sigue adelante confiando en el Señor.
Dios te bendiga y te cuide, que Dios que te de la fortaleza de seguir adelante en sus caminos, que la fe nunca te falte, que te de la victoria sobre tus problemas y aflicciones para que puedas ser bendición para que otros alcancen la salvación también.
Si has hecho esta oración, primero que todo queremos felicitarte por tu gran decisión. Queremos orar por ti ahora que has tomado este paso, llena el siguiente  formulario para notificarnos de tu decisión. Que Dios te guarde.





TU NOMBRE *
TU EMAIL *
TU PAGINA WEB/BLOG *
COMENTARIO *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]

Powered byEMF Form Builder

Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69