POR SUS FRUTOS.


"Así que, por sus frutos los conoceréis" (Mat. 7:20).

Cuando los servidores de Dios recurren a la acusación, adoptan el principio de Satanás para echar fuera a Satanás. Esto no tendrá éxito. Por el contrario, Satanás lo tendrá. El enemigo trabaja sobre las mentes humanas inculcando principios fraudulentos. Estos serán adoptados y ejecutados por quienes pretenden ser leales y fieles al gobierno divino. ¿Cómo podemos saber que son mentirosos y desleales? "Por sus frutos los conoceréis".(foto Cristo revela el futuro)

El Señor vio la forma como Satanás usa su poder y estableció la verdad en contraste con la falsedad. Vez tras vez, durante el conflicto de los siglos, Satanás estuvo a punto de ser convencido y de admitir su error. Pero aquellos a quienes había engañado estaban preparados para acusarlo de haberlos abandonado. ¿Qué podía hacer? ¿Someterse a Dios o continuar en el engaño? Satanás decidió negar la verdad y refugiarse en la distorsión y la falsificación. El Señor permitió que Satanás continuara en su curso de acción y demostrara sus principios.

Dios afirmó su posición, mantuvo consigo los mundos no caídos y el universo celestial, pero el precio fue terrible. Su Hijo fue entregado como víctima de Satanás. El Señor Jesucristo reveló un carácter completamente opuesto al de Satanás. Así como el sumo Sacerdote se despojaba de sus espléndidas vestiduras sacerdotales y oficiaba con las vestiduras de lino blanco propias del Sacerdote común, así también Cristo se despojó a sí mismo y tomando forma de siervo se ofreció personalmente, siendo sacerdote y al mismo tiempo la víctima expiatoria.(FOTO Satanas domina la mente)

Pero, al ocasionar la muerte del Soberano del cielo, Satanás asestó un golpe mortal a sus propios objetivos. La muerte del Hijo de Dios determinó que la muerte de Satanás fuera inevitable. Se le permitió que continuase hasta que su administración quedara expuesta ante los mundos no caídos y ante el universo celestial. Al derramar la sangre del Hijo de Dios, perdió toda simpatía y se reveló ante todos como mentiroso, ladrón y asesino.

Dios ve que este mismo curso de acción se sigue en el mundo entero. Los hombres y las mujeres concurren al lugar en que la ruta se divide hacia el bien o hacia el mal. Miles y miles de seres se revisten de lo que creen que es un disfraz impenetrable y eligen la senda del mal. Dios no fuerza a nadie. El permite que todos elijan libremente. Pero ha dicho: "Por sus frutos los conoceréis". El Señor no dará por sabios a quienes no puedan distinguir entre un árbol que produce frutos venenosos y un olivo.
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69