El Señor es Mi Pastor

1244785339162_f.jpg

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.” Salmos 23:1-6

Gracias, Señor, porque Tú eres mi Pastor. Él quiere ser tu Pastor también. Oro para que busques diariamente al Señor como tu Pastor para que te dé Sus instrucciones sobre tu matrimonio, Sus planes y propósito, y para su protección divina sobre ti, tus hijos y tu amado esposo.

El Salmo 23 es tal vez el pasaje de la Biblia más conocido que se lee al lado de la cama de la persona agonizante y en los funerales, dando a los afligidos promesas de la provisión de Dios para ellos. Te reto a que le pidas al Señor que te revele esta escritura a ti, con más significado personal nuevo. ¡Que siempre sepas que tu Pastor provee para sus ovejas y sus necesidades diarias! ¿Cuáles son tus necesidades hoy? Ve a tu Pastor y habla con Él.

Tu Señor, como un Pastor, tiene tanto amor por Sus ovejas-Su pueblo. El Señor quiere cuidar de sus ovejas y Él te conoce por tu nombre. Imagina a Dios tomando a un corderito para protegerlo, y luego llevándolo cerca de Su corazón. Jesús es el supremo Buen Pastor.

“Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.” Isaías 40:11

Los pastores están dedicados al cuidado, alimentación y protección de sus ovejas. Personaliza el Salmo 23 para ti y tus hijos, y también para tu esposo(a). ¡Qué oración más perfecta que tú puedes orar , que tu Señor sea el Pastor de tu esposo y de tus hijos!

Ser un Pastor significa que algunas veces se deben tomar grandes riesgos para rescatar a un animal perdido o en peligro. Los pastores están dedicados a su trabajo, pero también son hechos responsables por cualquier oveja perdida. Es por esto que el Señor, como tu pastor, irá atrás de tu oveja perdida, tu cónyuge. Como parte de tus devociones de hoy, lee Juan 10:1-30.

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas” Juan 10:11,14-15

Tu marido o tu mujer se han convertido en ovejas perdidas, tentadas por las preocupaciones del mundo, los engaños del enemigo y por sus deseos carnales. Esto los tiene a ellos enredados en una trampa de la cual no pueden ver la salida. Clama al gran Pastor, para que vaya tras tu oveja perdida y la rescate del campo enemigo.

“Ovejas perdidas fueron mi pueblo; sus pastores las hicieron errar, por los montes las descarriaron; anduvieron de monte en collado, y se olvidaron de sus rediles. Todos los que los hallaban, los devoraban; y decían sus enemigos: No pecaremos, porque ellos pecaron contra Jehová morada de justicia, contra Jehová esperanza de sus padres.” Jeremías 50:6-7

Oremos una oración por tu oveja perdida:

“Señor, se tú el Pastor para todas Tus ovejas perdidas, ve y rescata a mi marido/mujer. Que ellos puedan oírte a Ti llamándolos por su nombre todos los días para que vuelvan a Tu rebaño. Que sean obedientes a Tu voz. Guía a mi esposo(a), una de tus ovejas perdidas, por caminos de rectitud. Señor, rescata a Tus ovejas perdidas del enemigo, que las está guiando y dirigiendo por los caminos equivocados. Señor, yo estoy en Tu rebaño, escuchando tu voz. Mi esposo(a) está enredado en pecado y es una oveja perdida. Señor, toma a Tu gente y atráelos de nuevo al camino de la restauración, restaurando su alma para servirte a Ti y reconstruye nuestro matrimonio para que sea tuyo todo el honor y la gloria. Señor, encuentra a cada una de tus ovejas perdidas hoy. En el nombre todopoderoso de Jesús, Amén.”

“Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad… Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor. Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil… Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor.” Ezequiel 34:11-12, 15-16, 31

¿Conoces tú al Señor como tu Pastor? Clama a Él ahora mismo. El estará contigo en las noches más negras o en los valles más profundos por los cuales jamás imaginaste que deberías atravesar. No temas por nada, ya que tu Buen Pastor está allí junto a ti. Ahora, reza para que Tu Pastor vaya tras tus ovejas perdidas, porque Él, como el Pastor, ¡encontrará a tu oveja perdida, repentinamente!

“Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.”Lucas 15:3-7

Dios te bendiga,

Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69