Ser Cristiano es un Título de Gloria.



A los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.Hechos 11:26.
«Cristiano» significa discípulo de Cristo. En Antioquía, una de las grandes ciudades del mundo antiguo, se dio por primera vez este nombre a los que reconocían a Jesús como Cristo, el Salvador, a quien Dios había enviado. Él trajo la gracia y la verdad, pero los hombres lo rechazaron y crucificaron. Murió, resucitó y fue elevado por Dios al cielo y luego predicado al mundo entero.
No fueron los judíos quienes dieron ese nombre a los discípulos de Jesús de Nazaret, porque ellos rehusaron reconocer en Él al Mesías anunciado por los profetas. Mas la gracia de Dios había hecho difundir el Evangelio más allá de los límites de Israel. La gente de las naciones limítrofes lo oían y creían en Él. Así, a este conjunto de creyentes, judíos de origen o gente de las naciones, fue dado ese nombre. Sin duda, a menudo fue empleado como burla: ¡Éstos son los que adoran a un crucificado como si fuese Dios! Pero qué título de gloria para esos discípulos, para todos los que creían en su Nombre.
Esta denominación, común a centenares de millones de personas desde hace siglos, perdió, con el uso, mucho de su verdadero significado. La cruz dejó de ser un objeto de burla, y numerosos cristianos perdieron su significado espiritual.
Aquellos que fuimos rescatados por Cristo tenemos la responsabilidad de llevar este nombre de una manera digna de él. “Si alguno padece como cristiano, no se avergüence” (1 Pedro 4:16). ¡Que el nombre de Cristo pueda ser honrado en nuestras vidas!
Share:

Juan 6: 68-69

Juan 6: 68-69